Últimos temas
» Lost Soul [Élite]
Mar Oct 11, 2016 10:39 pm por Invitado

» — Determination { UNDERTALE Rol }
Sáb Oct 01, 2016 2:54 pm por Invitado

» Un Frio Regreso
Sáb Sep 24, 2016 3:59 pm por Vice

» busco rol
Lun Sep 12, 2016 11:43 am por yer noligma

» Ficha oscura de Yer Noligma
Jue Sep 01, 2016 3:39 am por yer noligma

» Registro de Avatar
Jue Sep 01, 2016 3:13 am por yer noligma

» ausencia sombría- regreso del olvido
Miér Ago 31, 2016 7:25 am por Zayyn

» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:24 am por Invitado

» ;Dile una mentira al de arriba.
Miér Ago 24, 2016 1:56 am por yer noligma

» Registro de Lux
Sáb Ago 06, 2016 2:19 pm por Zayyn

» La Pluma y la Ficción [Afiliación - Normal]
Vie Jul 29, 2016 4:58 am por Zayyn

» He vuelto a la Tierra
Jue Jul 28, 2016 3:10 pm por Johno Battonage

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Mar Jul 26, 2016 3:56 am por Zayyn

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 3:21 am por Zayyn

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 00 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.

» Imágenes de categorías y temas creadas por el Staff de Mundo Digimon Rol, estilo originalmente extraido del perfecto trabajo de Neeve en Hardrock colores, fuentes, encabezado, fondos y cabeceras modificados por el staff de Mundo Digimon rol a manos de Yuri Voltaire. Todos los derechos del foro quedan en manos del Staff de MDR, así como su sistema de personajes y tramas 100% creación propia de esta comunidad.

»Agradecimiento especial a todos los artistas de DeviantArt por su gran trabajo creativo, dando lugar a algunas de las imágenes que han sido trucadas o casi enteramente modificadas para el nacimiento del estilo visual.

Cómo conocí a tu madre

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Vie Mar 04, 2016 9:09 am

Acabo de comer los rollitos primavera, limpio los platos y todo lo que se ensucio para cocinar la comida. Al acabar recuerdo la puerta y la ventana rotas de mi casa. La puerta fue desplomada cuando el Digimon de la chica apareció y la ventana rota cuando ataco DATS, puedo hacer un arreglo temporal ahora hasta que pueda ir a Tokio para comprar los arreglos.
Tomo un periódico de la cocina y salgo de la cocina para entrar a la sala de entrenamientos de donde saco una caja de herramientas y camino hacia la entrada principal para ver la zona del desastre. Dejo la caja de herramientas en el suelo y regreso a la cocina por una escoba y así poder reunir los trozos de vidrio en un solo lugar. Acto seguido coloco periódicos en la agujero en la ventana los que pego con cinta adhesiva.
Luego coloco la puerta donde debería estar, el marco está roto por lo que tendré que solo coloco la puerta en su lugar y quitarle las bisagras.

Realizo todas esas tareas mientras silbo la misma melodía que silbe antes dentro del tronco de aquella noche, la melodía es de un programa de televisión que veía de niño, pero ahora no recuerdo las peleas de monstruos de aquel programa, porque ahora la canción solo me recuerda a la chica pelirroja. Ella me provoca emociones muy contrarias, por un lado su agresividad y locura me dicen que me aleje de ella... pero ya he visto el otro lado de ella, sé que a veces puede ser tierna, además de que estoy muy seguro de lo que le dije en la habitación y aunque ella no lo quiera admitir. Pero a pesar de todo ella no me da miedo, quizás una demonio asesina pueda ser atemorizante pero después de esta noche yo ya no puedo verla como una persona mala, ella solo es alguien que tiene mucha ira y tristeza... no puedo negar que ella me atrae, su belleza es innegable, pero lo que realmente me atrae de ella es dúrate esos pequeños instantes en donde deja de ser agresiva.

Ya acabadas las refacciones, dejo las herramientas en la caja y me siento en la mesa en la habitación principal en donde están la chica y los Digimon, Funbeemon ya casi se termina el frasco con miel, la chica se ve enojada y su Digimon parece algo perturbado, quizás sea por que escucho todo lo que ocurrió en la habitación hace un rato. -Mañana iré a Tokio, necesito comprar unas cosas para reparar la casa, ¿quieren que les traiga algo?- Pregunto mientras veo a la chica y a su Digimon, pero mas temprano que tarde fijo mi mirada principalmente a la pelirroja enojada. -Por cierto... lamento lo que dije... no quería ofenderte- Le digo arrepentido, no estaba seguro de que fue lo que dije mal, pero independientemente ella está enojada y debe ser por una buena razón.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Vie Mar 04, 2016 6:36 pm

Ráthalos me mira con preocupación unos segundos, pero después se encoge de hombros, sin querer insistir tampoco para no molestarme. Sin embargo, tras beberse el liquidillo que dejan los fideos en el bol, se gira hacia mí y apoya su codo en la mesa mientras me mira y sonríe de forma cómplice.

- Cuéntamelo con detalles. ¿Cómo ha sido? ¿Lo ha hecho bien? ¿Has jugado con él? ¿Ha habido boundage?

Suspiro con infinita paciencia, pero algo más animada, lo miro y me coloco en una postura similar a la suya. Enredo los dedos entre el pelo, y me pongo a retorcer un mechón con distracción. Frunzo los labios unos segundos antes de responder.

- No, ha sido rápido-le confieso-. Pero ha sido muuuuy bueno... Puede que en algún momento lo repita... Pero sin juegos.

- ¿Sin juegos?-Ráthalos, atónito, se mete una uña en una oreja, simulando limpiársela-. ¿He oido bien? ¿Zayyn no quiere jugar?

- No con él...-susurro mientras dirijo mi mirada hacia el chico que se ha puesto a arreglar la puerta de la casa y la ventana-. Después de todo lo que le ha pasado por mi culpa, no creo que se lo merezca... Además, me cae bien: es fuerte,  perseverante, tiene digimon y... Está siendo amable conmigo-añado recordando sus palabras acerca de que no le importa que sea un demonio encarnado. Con todo, enmudezco al notar la expresión de Impmon, quien me mira como una vieja chismosa, como si yo estuviera loca-. ¿Qué?

El digimon niega con la cabeza, y se dispone a responder, cuando se nos acerca de repente el japonés para avisar de que se marcha a comprar. Me levanto de golpe, de forma algo precipitada, del suelo, y lo miro a los ojos con incómoda intensidad.

- Oye...-empiezo a decir, interrumpiéndole-. Quería pedirte disculpas por el empujón y la busquedad de antes...

Desvío un poco la mirada, indecisa, y hago un mohín enfurruñado por el orgullo herido ante tal rebajamiento. Sin embargo, la sonrisa que me dedica el chico, me hace olvidarlo. Repentinamente el corazón ha decidido bombear más deprisa, sin pausa, a un ritmo que creo que es suficientemente audible. Trago saliva cuando el japones se da la vuelta para entrar en la cocina, y levemente confusa por su reacción y mi bombeo alocado, me dejo caer para sentarme en el suelo.

- Lo que me temía...-murmura Ráthalos, frotándose la barbilla y sonriendo malévolamente-. Te estás enamorando.

El silencio se extiende en el aire como el humo. Me quedo mirando al diablillo fijamente, con el rostro tan serio como el de un muerto. La tensión casi puede rasgarse con un cuchillo.

- ¿Qué. Has. Dicho?-inquiero lentamente, agarrándolo, sin previo aviso, por el cuello-. ¿Tu eres tonto?-Sin la menor compasión, veo al digimon boquear para intentar recuperar el aire. Con furia desmedida, lo lanzo contra un mueble, me levanto, y me lanzo de nuevo sobre él, propinándole, en el proceso, una patada y un puñetazo-. ¿Cómo te atreves a decir tal cosa? Jojojo... Esta vez la has cagado pero bien, Ráthalos...-levanto un puño para hundirlo en su dañado rostro, pero me detengo al contemplar, una vez más, esa sonrisa de victoria-. ¡Deja de reírte!

- ¿Lo ves? Yo tenía razón... Quien se pica, ajos come...

Aprieto los dientes, furiosa, pero apenas lo hago, me doy cuenta de que, con esa afirmación, todo gana sentido. Mi enfado, mis pensamientos amargos, mi corazón alocado y el hecho de que haya decidido disculparme ante ese humano. Horrorizada, me separo de mi compañero y me miro las manos antes de llevármelas a la cabeza. La verdad ha salido a la luz.

- No... No puede ser... No, no, no...-dejo escapar un gemido-. ¡Es cierto! Me estoy... Me estoy...

Desesperada, me levanto de un salto y corro al exterior de la casa, sin detenerme un momento. Olvido temporalmente el frío, olvido a DATS y a Aeirmon. Corro lo más rápido posible, sin detenerme, y sin ningún destino fijo. Lo único que necesito en esos momentos es tiempo y espacio. Quiero escapar por unos momentos, quiero ver qué pasa conmigo... Quiero estar sola y pensar.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Sáb Mar 05, 2016 7:17 am

Antes de siquiera poder pronunciar las palabras para disculparme con la chica, ella se me adelanta y se disculpa. Sus palabras me llenan de alegría ya que comprueban mis sospechas sobre ella, le sonrió a la chica mientras la miro a los ojos. -No te preocupes- Le digo antes de levantarme de la mesa. -Permiso, debo buscar una pala para recoger el vidrio roto- Digo antes de entrar a la cocina, agarro la pala que está en una esquina pero antes de salir me pongo a celebrar en mi mente, por una parte la chica se comporta de la forma que me gusta y por la otra es algo preocupante los abruptos cambios de humor de la mujer. Es casi como lo que relatan los comediantes cuando hacen chistes de las mujeres en sus días, es exactamente igual a lo que ellos dicen, tanto que hasta parece una burda caricatura o una sátira. Ya que me puse a pensar en comediantes recuerdo inevitablemente un chiste y me pongo a reír.

Pero el chiste no dura mucho y la tranquilidad se rompe cuando escucho un fuerte estruendo seguido de gritos. Al salir de la cocina puedo ver a la chica dándole una paliza a su Digimon junto a un mueble. -¿Que está pasando?- Les pregunto antes de caminar hacia la chica e intento tocarla para calmarla, pero ella se levanta rápidamente, derriba la puerta y corre hacia el bosque. Yo me apresuro para seguirla pero el Digimon de la chica me detiene. Confió en el juicio de la criatura digital y veo como la chica se aleja.
Me acerco al mueble donde la chica y su Digimon estaban peleando, a un lado de este veo una fotografía que se calló del mueble, al recogerla veo que es una fotografía de cuando era niño junto a mi madre, el marco y el vidrio se rompieron tras la caída. Dejo la foto nuevamente sobre el mueble y la agrego a mi lista mental de cosas que tengo que comprar mañana.
Le doy una bolsa con hielo al Digimon para los golpes y luego me siento junto a la televisión para esperar a la chica. -¿Que le paso?- Le pregunto al Digimon demonio mientras veo la tele. -Sí que tiene una personalidad muy volátil...- Le comento.
Me quedo esperándola hasta quedarme dormido frente a la pantalla, pasando frio ya que la puerta fue derribada otra vez, la televisión se queda encendida mostrando un programa de comediantes.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Sáb Mar 05, 2016 4:51 pm

Impmon, al ver el estado en el que su compañera se encuentra, frunce el entrecejo. No pensaba que un comentario de ese estilo le afectara tanto, pero al parecer, la chica parece más afectada de lo normal. El diablillo se levanta del suelo con algo de esfuerzo, y tira de las prendas del humano para evitar que este salga en pos de ella. Con el rostro enrojecido por los previos golpes, lo mira fijamente, ahora sin ninguna sonrisa decorando su rostro habitualmente bromista.

- Déjala ir. Regresará a la noche.

Dicho esto, Ráthalos se separa y se sienta en el suelo para mirar la televisión, las noticias han terminado, y ahora dan un programa que, si bien no es tan importante como los sucesos del día a día, sí que es, al menos, más alegre y agradable. El demonio menor resopla y se encoge de hombros cuando le preguntan sobre el estado de la pelirroja, pues no tiene nada más que añadir... Los asuntos personales de su compañera no le conciernen, no en estos momentos.



* * * * * * *



Me detengo, tras metros y metros dejados atrás, en la orilla del lago en donde me bañé hace unos días y en donde derribé al humano contra el suelo. Aprieto la mandíbula con odio y frustración, y sin poder evitarlo, descargo toda esa llamarada de emociones sobre los árboles de alrededor, golpeándolos con los puños a expensas de dañarme los nudillos. No me quejo del dolor, ahora mismo eso es un mal menor, comparado con el mal que me atormenta. Los odio a todos. A Ráthalos por mostrarse tan ácido con sus comentarios, al rubiales por comportarse de esa odiosa y estúpida manera amable, y a mí misma... Por no haberme percatado antes del problema.

¿El problema? Me juré a mi misma no volver a confiar en nadie, en no estrechar lazos, y he llevado ese credo a rajatabla desde niña. Sin embargo, de la noche a la mañana, he empezado a sentir algo extraño por ese humano... ¡Sin conocer su nombre ni nada! Y para colmo, Ráthalos, sabedor de mi juramento, no hace más que burlarse de mi desgracia.

"Zayyn..."

Levanto la mirada, oculta tras el flequillo tras tratar de descansar de todo el esfuerzo invertido en huir y en descargar mi frustración contra todo árbol. La voz de Aeir resuena en mi mente, como si la escuchara en mi propio oído, como si ella estuviera a mi lado. Oigo su susurro muy cerca de mí, a mi derecha, por lo que miro en esa dirección... Al no ver a nadie, me acerco despacio a la orilla y me arrodillo para mirar, de frente las cristalinas aguas de la laguna. Al principio, mi rostro se muestra inexpresivo, pero entonces, los rasgos del propio reflejo parecen endurecerse más, si cabe. Entorno los ojos, algo desconfiada, pero los del espejo sonríen con diversión.

"¿Qué te ocurre, niña?" Los labios de la Zayyn de agua se mecen, sin yo poderlo evitar, como si los controlara otro ente... habitante en mi interior.

- No sé... Tengo el pecho descontrolado todo el tiempo... Y no puedo parar de pensar en... en...

"¿Tanto te ciega el calor de un varón?", ataca de repente el demonio, la pelirroja de la imagen. "Has olvidado lo que eres, y lo que nos hicieron. A las dos. Te has olvidado de mí."

- No es verdad... De ti jamás me olvidaría-discuto, negando con la cabeza.

"Necesito sangre, lo sabes, y sin embargo, aún sigo esperando... Prefieres yacer con un humano que alimentarme..." Lentamente, el reflejo en el agua tiembla, para mostrar la misma imagen de hace unos segundos... La imagen de una humana normal.

- ¡Espera!-sumerjo una mano en el agua, pero ya es tarde... Aeir ha decidido dar por finalizada la conversación.

Suspiro con pesadez y cierro los ojos, abatida. Todavía sin haber sacado algo en claro en todo lo ocurrido... Por unos segundos pensé que pedirle consejo a Aeirmon podría ser buena idea, pero ella ya ha dado su punto de vista. Me muerdo el labio superior, pero decido, finalmente, dar media vuelta y regresar a la casa. Voy despacio, sin prisa, para hacer tiempo mientras cae la noche, por lo que, cuando cruzo la puerta de la entrada, ya debe de ser más tarde de la medianoche... Piso el tapete de la madera con cuidado de no hacer crujir las tablas, y me acerco a la puerta que da al comedor. Cuando deslizo con sigilo la puerta corrediza, descubro, para mi sorpresa, que el japonés se ha quedado dormido esperándome sobre la mesa del centro. Contengo un soplido, y sacudo la cabeza. Doy media vuelta para marcharme a su dormitorio cuando...

Con un lamentoso gruñido, voy a buscar una manta mullida, una con la que cobijar del frío al humano. Se la paso por encima, y, contemplando el resultado, esbozo una mueca de dolor, muy consciente de que esa enfermedad, a cada segundo que paso allí, va a peor. Dando un gemido ahogado, retorno a la habitación, sin percatarme de que, alguien, un pequeño demonio oculto bajo unas mantitas que se ha agenciado para dormir, presencia toda la escena, con un brillo de pena en su mirada azul.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Sáb Mar 05, 2016 5:57 pm

Despierto temprano en la mañana donde mismo me quede la noche anterior pero con una ligera diferencia, tengo una manta encima que antes no estaba ahí. Al levantarme y asomarme a mi habitación, veo que la chica esta durmiendo en mi casa y además veo extrañado como los nudillos de la chica están destrozados, como si hubiese pasado toda la noche golpeando cosas. Me retiro de marco de la puerta y entro a la cocina para poner a tostar algo de pan y hacer unos huevos revueltos, mientras se hacen entro al baño para sacar el botiquín.
Armo una bandeja con la comida y junto al botiquín, entro a mi habitación para arrodillarme en el suelo y colocar la comida a un lado de la chica. -Desayuno- Le digo a la pelirroja a la que toco levemente para despertarla. Acto seguido abro el botiquín y mojo un algodón con un poco de alcohol y sin consultar a la chica, tomo una de sus manos y empiezo a limpiar sus heridas, quitando la sangre seca y trozos de madera incrustados en la piel. No me preocupaba que el alcohol le ardiera, se de buena fuente que ella aguanta mucho el dolor. Terminada la limpieza vendo la mano de la chica para luego repetir la acción con su otra mano.

-No sé si preguntarte que hiciste anoche... al parecer tuviste una pelea contra un monstruo árbol- Le cuento a la chica antes de mirarla fijamente a los ojos, para luego estirar una mano hacia ella para así acariciar una de sus mejillas.
Ya terminada la curación, me siento al lado de la chica y la miro de reojo. -Sé que quizás no es de mi incumbencia, pero... ¿Que ocurrió anoche? te fuiste corriendo y ahora regresas herida...- Le digo tranquilamente.

Mientras tanto, Funbeemon que dormía sobre la mesa al lado del frasco vacío de miel, despierta y vuela hacia la cocina para regresar con dos manzanas que empieza a comer sobre la mesa, no sin antes encender la televisión para sintonizar un programa para niños donde dan series animadas.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Dom Mar 06, 2016 4:35 pm

La noche pasa rápida, apenas tengo sueños o pesadillas. De un momento a otro, la mañana llega, como cualquier otro día, trayendo consigo los juguetones rayos del sol que se filtran por las rendijas de las persianas. Sin embargo, lo que realmente me hace abrir los ojos, es una repentina presencia y el suave tacto de una mani en mi costado. Con un tenue gruñido, me doy la vuelta, parpadeando continuamente para habituarme a la poca luz que hay. Cuando consigo enfocar una imagen, detecto el rostro del rubiales frente a mí. Inspiro hondo por la sorpresa, y justo me viene el aroma a pan tostado y huevo. Cierro un instante para disfrutar del olor, y en lo que inspiro, siento un pinchazo de dolor en las manos al sentir que me las sujeta. Con cuidado, me incorporo para quedar sentada sobre el colchón, y me llevo una mano a los cabellos.

- Hola...-digo con la voz ronca, antes de dar un amplio bostezo.

Observo, sin en el menor gesto de dolor, el proceso de sanación. El picor del alcohol sobre las heridas molesta, pero es soportable.Cuando una de las manos termina de ser vendada, la alargo y comienzo a comer el pan, sin apartar los ojos del chico, embelesada. Este, cuando termina el chico termina, se vuelve hacia mi y corresponde, de manera silenciosa, a mi mirada, llevando sus dedos a mi rostro y acariciando con suma suavidad mi mejilla, como si temiera que al más mínimo contacto pudiera romperse cual escultura de porcelana. Cierro los ojos unos segundos, disfrutando del contacto, y ladeo la cabeza para sentir mejor el roce de su piel. El tacto de su mano, a pesar de ser áspera por las horas de trabajo en el jardín y la colmena, me resulta de lo más satisfactorio y placentero, como si cada uno de sus movimientos fuera realizado con sumo mimo.

- Yo...-susurro, mientras oculto los labios en su palma-. Estoy enferma... Y fui a buscar una cura.

No es del todo mentira, al fin y al cabo. El mal que me atormenta desde hace días es el mismo que le lleva a él a querer hacerme el desayuno, a querer cuidarme o a querer protegerme. El amor, según cuentan, es un sentimiento de afecto que te hace sentir completo... Pero en mi caso, es justamente al revés... Hacía años que no me sentía tan insegura... Tan... Frágil.

Inspiro hondo, con pesadumbre, y sin terminarme el desayuno, me levanto de las sábanas para salir y acudir al baño. Al abandonar la habitación, paso junto a Ráthalos, pero apenas lo miro... Mi mente en estos instantes está en otro planeta.


* * * * * * *


Ráthalos observa, con el rostro ensombrecido, la escena acaramelada que se da entre el hombre y la mujer. Su cabeza asoma desde el marco de la puerta, y ambos parecen tan sumidos en los ojos del otro, que no son capaces de percatarse de la posición del diablillo. Él, receloso, en un momento dado decide abrir la boca para romper el silencio y hacerse notar, pero justo en ese instante, su compañera se levanta del suelo y sale del dormitorio. El Impmon levanta una mano para retenerla, sin embargo, algo en los ojos verdes de ella hace que su pequeño corazón digital se agriete. La expresión de Zayyn, al pasar junto a él, es de un profundo sufrimiento, sin lugar a dudas. Ráthalos conoce demasiado bien a su humana como para saber que ella se odia intensamente a sí misma por haber dejado llegar a su corazón a un humano mundano...

Pero por supuesto, el demonio menor no esta dispuesto a seguir tolerando esa pantomima. Con una mueca de rabia, sin poder soportar más ver agonizar a la pelirroja, aquella que se jactaba de ser dura fría y letal como un afilado iceberg, se da la vuelta, y regresa al comedor, apretando sus puños enguantados para soportar la frustración. Allí, se reúne con la abeja del japonés, y justo en ese instante, una idea llega a su mente, como si un rayo de sol le hubiese iluminado.

Con una infernal sonrisa, el diablillo invoca una pequeña bola de fuego de uno de sus dedos, y se la lanza al insecto al trasero.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Dom Mar 06, 2016 11:00 pm

Me divertía ver como la chica disfrutaba de mis caricias, es una vista única en su tipo ya que ella rara vez se comporta de esta forma. De momento no hablo en relación a la respuesta que ella me dio por mi pregunta ya que claramente ella está evadiendo decir la verdad, no existe enfermedad alguna que se cure golpeando un árbol, hay algo que atormenta a esta chica y la respuesta de lo que es me evade de momento. Comienzo a acercar mi rostro al de ella, quería aprovechar este momento para poder besarla, el pensamiento de hacerlo invadía mi mente pero antes de lograr mi cometido, la chica se levanta del futón y se va al baño. La sigo con la mirada hasta que sale de mi vista, pudiendo ver que el Digimon de la chica nos observaba fijamente, pero le ignoro y como un trozo de pan tostado que la pelirroja no comió aun.

Por su parte, Funbeemon estaba viendo atentamente las caricaturas mientras comía las manzanas produciendo un sonido desagradable en el proceso. Se podría decir que los ojos del Digimon estaban desorbitados viendo la televisión como si nada más en el mundo existiese. Es entonces cuando el Digimon siente un fuerte golpe en su sección posterior seguido de un fuerte ardor. La bola de fuego que lanza el diablillo digital hace que la abeja empiece a chillar y a volar en círculos por la habitación mientras choca con las repisas y paredes, hasta incluso choca contra el retrato de Kenshi y su madre que se rompió la noche anterior y que ahora tras caer al piso quedo peor.
Apenas escucho los gritos y veo una pequeña bola de fuego volando por toda la habitación, agarro una manta, me levanto y corro para lanzar la manta sobre el Digimon y lo abrazo para asi extinguir el fuego. Sin embargo antes de poder decir nada, el Digimon se escapa de mis brazos y la manta. -¡¿Por qué hiciste eso?!- Le grita Plutón a Rathalos antes de comenzar a dispararle múltiples aguijones de acero similares a la hoja de un cuchillo cazador. -¡No, basta!- Le grito a mi Digimon quien continua disparándole al diablillo digital, pero se detiene en cuanto agarro al insecto y lo obligo a quedarse en el suelo. -¿Qué les pasa? y tu ¿por que lo atacaste?- Le digo al Diablillo digital increpándolo por el desastre producido. Funbeemon intenta escaparse de mis manos para atacar al Digimon demonio, pero aplico más presión para que no se escape y entonces estiro una mano para empujar a Impmon. -¡Vete, vete! Deja de causar problemas, maldito afeminado- Digo notando el pañuelo y guantes rosa de la criatura antes de fijarme en el marco de la foto de mi madre destrozada en el suelo, ya es la segunda vez que el rompe esa misma foto que es muy especial para mí.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Lun Mar 07, 2016 1:12 pm

Me planto con gesto amargado frente al espejo, y observo mi reflejo adormilado mientras me atuso los cabellos, resignada. Mis cara tiene un aspecto horrible, ojeras bajo los ojos, la mandíbula caída, fruncimiento apenado... Con un suspiro, abro el grifo del lavabo y me lavo la cara a conciencia, limpiando las legañas y la suciedad que el día anterior adquirí por los correteos por el bosque. Seguidamente, hago uso del retrete, y al acabar, comienzo a vestirme con la ropa que me compré en el centro comercial. Así, al menos, me sentiré más segura, más yo, y menos dependiente del rubiales.

- ¿Qué me está pasando...?-susurro, posando mis manos sobre la pila de cerámica, apoyando todo mi peso en ella-. ¿Dónde está la Zayyn de hace siete años?

"Muriendo..."

- Calla-gruño, desviando la mirada hacia la ducha.

Abro la boca para añadir algo más, pero entonces, un estruendo al otro lado de la puerta hace que me olvide de lo que iba a decir. De un tirón, tiro de las bisagras y salgo, temiendo encontrarme a otro regimiento de DATS. Sin embargo, por suerte, no parece ser el caso. Suspiro con alivio al ver que es una regañina entre Ráthalos y el digimon abeja del humano, y sin darle más importancia, me doy media vuelta oara meterme otra vez en el baño.

Pero entonces, las palabras del rubiales, quien ha llegado junto a los dos rockies, hacen que me detenga en el sitio, clavada.

- ¡...Maldito afeminado!

Me doy la vuelta lentamente, con una mirada malhumorada. ¿Afeminado? ¿Ha llamado afeminado a MI digimon? Vale que es raro que el Impmon lleve un pañuelo y unos guantes rosas, pero yo no le insulté ni a él ni a su estúpida abeja a la cara... Además, ¿por qué maltratarle a él, cuando conmigo parece no importarle nada de lo que hago? Chasqueo la lengua, decidida a cantarle las cuarenta, pues si de mete con Ráthalos, debe de estar dispuesto a plantarme cara.

Y de repente, veo la mano del rubiales volar hacia el diablillo. Imprmon cae de espaldas sobre el tapete, derribado, y sigue siendo empujado todavía en el suelo.

Entrecierro los ojos, camino lentamente hacia el humano, con los puños apretados y la mandíbula tensa. Antes de que pueda, una vez más, ponerle una mano encima, le agarro de la muñeca y lo empujo contra la pared.

- ¿Qué te crees que estás haciendo?-siseo, enseñando los dientes como si fuera un animal, sin ser consciente, por la rabia, de mi aspecto amenazante.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Lun Mar 07, 2016 1:58 pm

Mientras mantengo separado a los dos Digmon, la pelirroja derriba la puerta del baño de una patada, haciendo volar la puerta un par de metros para aterrizar sobre la mesa en el centro de la sala. Veo atónito como la chica continua rompiendo mi casa y además esta me agarra de un brazo para lanzarme contra la pared, haciendo que suelte a mi Digimon quien inmediatamente se lanza a atacar al diablillo digital.

-¿A qué te refieres?- Respondo molesto a la pregunta de la chica. -Tu Digimon ataco sin razón al mío... ¡y además rompiste la puerta del baño!- Le digo mientras le levanto del suelo para verla frente a frente. Durante todo este tiempo he actuado sereno, tranquilo y casi indiferente ante los actos barbáricos de la mujer, pero toda paciencia tiene un límite. -Sabes... te invite a mi casa, fui muy amable contigo e intente ser buena persona... pero lo único que he recibido a cambio ha sigo agresividad, indiferencia y una total destrucción a mi hogar- Le digo a la chica mientras pongo una de mis manos en el brazo con el que ella me sujeta para retirarlo y así poder liberarme. -No puedo creer que incluso deje pasar todos los horribles asesinatos que cometiste frente a mis propios ojos, tú no tienes consideración ni amor por nadie salvo a ti misma- Le digo mientras el Digivice en mi bolsillo se activa provocando un brillo dorado de digisoul en sobre mi mano, siendo esta la única forma en la que puedo superar la fuerza de la chica para exitosamente quitarme su mano de encima y lanzar su brazo a un lado. -Creí ver algo bueno en ti... quería convencerme a mí mismo de que no eras una maniática máquina de matar... pero solo me mentía a mí mismo, ya veo que solo eres un monstros... tu traes desgracias a quien sea que se tope contigo, incluso si esa persona ha sido buena contigo...- Finalizo así mi discurso, descargando toda mi ira y frustración de esa forma. Mi mirada y movimientos eran fríos, ahora estaba mostrando una faceta mía que rara vez sale a la luz ya que es muy difícil hacerme enojar... y cuando eso pasa es igualmente difícil lograr que me calme.

Funbeemon detiene su pelea contra Impmon y se queda viéndome incrédulo ya que el jamás me ha visto enojado antes y como un niño pequeño la abeja digital se esconde para evitar una reprimenda.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Lun Mar 07, 2016 4:09 pm

El humano se sujeta el brazo para sacarse de mi agarre, un agarre que no dejo, en ningún momento, de ejercer. En el proceso, el chico se ve obligado a soltar a su abeja, que vuela directa para atacar a Impmon. Él, para protegerse, salta hacia un lado y después le lanza una serie de patadas encadenadas.

- ¡El empezó primero! ¡Hacía un ruido muy desagradable al masticar!-chilla el diablillo, excusandose mientras vuelve a esquivar otro ataque del insecto.

Los miro un momento, y después me vuelvo hacia al rubiales. Lo miro con un furia al principio, aunque también con frustración, pues esto no habría pasado si Ráthalos se hubiera contenido un poco. No obstante, eso no le da derecho al chico a ponerse a insultar y a golpear a mi compañero. Si hay alguien que debe enseñarle modales al pequeño, esa soy yo.

- Me refiero a que no tienes ningún derecho a ponerle la mano encima-le respondo, tratando de mostrarme paciente con él, tarea no demasiado sencilla, no solo por el ruido que ambos digimons generan al pelear... Sino también por otra cosa.

Me quedo muda, literalmente, cuando, de improviso, el chico estalla en un ataque de furia y cansancio. Doy un paso para atrás, al principio intimidada por sus palabras. "Lo único que he recibido a cambio ha sigo agresividad, indiferencia y una total destrucción a mi hogar". ¿Indiferencia? ¡¿Indiferencia?! ¡¿Desde cuando un revolcón en la cama y las consiguientes caricias  cuentan como algo indiferente?! Porque puedo llegar a ser una calienta-braguetas, puedo ser más puta que las gallinas, pero si de verdad fuera indiferente, ¡entonces lo habría dejado morir ya más de tres veces!

Aunque en algo tiene razón. "Tú no tienes consideración ni amor por nadie salvo a ti misma". Desde siempre he sido de las que se cuidan solas y de las que no necesitan depender de nadie. Por ende, jamás he confiado en una persona que no fuera yo misma, o Ráthalos, y tampoco he puesto la otra mejilla... Que cada uno se cuida a sí mismo, y que no me molesten a mí en el camino.

Pero lo que realmente me cabrea... No. Lo que realmente me DUELE, son sus palabras finales, su sentencia ejecutora. Aquella con la que pone fin a la discusión.

- Eres un monstruo... Traes desgracias a quien sea que se tope contigo.

Abro los ojos al tope. Mi expresión ya no es de furia, de rabia, o de cualquier otra emoción agresiva... Retrocedo otro paso, al tiempo que diversas emociones surcan mi rostro. Primero sorpresa, luego shock, después una honda tristeza... Sin embargo, esta última apenas dura, pues es rápidamente sustituida por la furia y el odio. Avanzo los dos pasos que di hacia atrás anteriormente, envuelvo mi puño en una densa capa de digisoul rojo y negro, y, con un sonido retumbante, incrusto los nudillos en la pared, peligrosamente cerca del rostro del rubiales. El impacto hace que la casa tiemble levemente, pero aún no ha acabado. Sin despegar la mano izquierda de la pared, desciendo la derecha hasta mi cintura, y de ella extraigo la daga que hacía apenas un día había recuperado del subsuelo... Mis ojos verdes brillan con un matiz cruel y malvado, antes de plantar la parte plana de la hoja en su cuello.

- ¿Recuerdas la historia de antes? ¿La parte del laboratorio? Pues hay algo que no te he contado...-me inclino sobre él y cuando mis labios están junto a su oído, susurro-. Cuando los maté a todos... Sentí lo mismo que he sentido contigo en la cama...-pausa-. Placer-dejando claro que solo ha habido eso entre nosotros y nada más, de un suave mordisco, tiro muy levemente del lóbulo de su oreja, y continúo-. Y no solo maté a hombres... También a mujeres, y a críos no mucho más mayores que yo en esa época...-vuelvo a separarme para mirarlo a los ojos fijamente, algo en mis iris verdes hace que parezca como si estuviese viendo su alma-. Soy un monstruo, tú lo has dicho. Y como tal, debo hacerme respetar... No te mataré, tranquilo... Solo voy a hacer de tu vida un auténtico infierno... Quién sabe... Quizas te rompa los brazos y las piernas y te deje ver como torturo infinitamente a ese insecto al que llamas "hijo".

Aparto la daga de su blanca piel, mientras me separo de su cuerpo casi con reticencia, como si deseara quedarme un tiempo más a atormentarlo. Lo miro unos dos segundos, antes de clavar mi atención en Ráthalos.

- Recoge las cosas. Nos largamos de esta chabola-escupo con desprecio, y recojo mis espadas y mi digivice que dejé el dia anterior en un rincón. Sin una sola palabra de despedida, salgo al jardín, mirando al frente, seguida poco después del diablillo, quien me tiende las gafas de aviador que adquirí junto a mi ropa-. Quema la casa-le ordeno en un murmullo para que nadie más lo oiga, al tiempo que me las pongo y comienzo a caminar en dirección a la ciudad.

Él, sin rechistar, invoca en cada uno de sus dedos una llamita ardiente que posteriormente vuela junto a sus hermanas al tejado de la cabaña de madera. El humo empieza a alzarse en el cielo, puedo olerlo desde mi posición. Por eso no necesito darme la vuelta para saber que, tal y como sucedió en Rusia hacía siete años, la vivienda se encuentra en llamas.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Lun Mar 07, 2016 8:38 pm

Me cruzo de brazos y miro serio a la chica, no me inmuto cuando ella golpea la pared con el puño y me amenaza con su cuchillo. La escucho en silencio, no le iba a dar el placer de asustarme o rogar por mi vida, ya había llegado a mi limite y solo quiero que ella se largue de mi casa de una vez por todas... o lo que quede de ella.
Cuando la chica menciona que sintió lo mismo con migo que cuando él estaba matando gente, yo no muestro emoción alguna y respondo seco y fríamente. -Bien, no me sorprende- Le digo mientras continuo escuchándola hasta la parte en la que ella me amenaza. -Bien, bien... ahora vete de lo que queda de mi casa- Le digo sin quitarle la mirada del frente.

El Digimon de la chica recoge las cosas de la pelirroja y ambos se marchan finalmente, pero la tranquilidad no dura mucho ya que de pronto veo que el ambiente se llena de humo y al salir al exterior puedo ver que mi casa se está quemando, la chica le prendió fuego antes de irse. -¡Desgraciada!- Grito iracundamente mientras empiezo a recoger nieve del suelo para lanzarla al fuego. Fácilmente pudieron pasar un par de horas de lanzar mucha nieve, agua y ayuda de mi Digimon para poder extinguir el fuego, pero habría dado igual ya que ahora la casa es inhabitable, la mayor parte del techo fue consumido por las llamas y el fuego también se expandió a mi sala de entrenamientos donde se perdieron valiosos equipos. -Lo hizo... ya no tengo nada... he quedado en la miseria- Me digo a mi mismo mientras veo mi casa, hecha pedazos. No sé qué hacer ahora no puedo regresar a mi hogar en Tokio porque mi hermano me mantiene alejado bajo amenazas de muerte y no puedo abandonar la cabaña destruida ni las abejas ya que son mi única fuente de ingresos. -Vamos a casa Plutón- Le digo a la abeja digital quien me sigue hasta mi habitación, uno de los pocos lugares no afectados por el fuego o cualquier otro tipo de destrucción provocada por la chica. Me encierro adentro de mi habitación y me recuesto en mi futón para cerrar mis ojos. -Todo esto fue por ser amale... lección aprendida- Digo mientras intento quedarme dormido, ya que es lo único que puedo hacer ahora. Al menos una de las mínimas alegrías que puedo tener ahora fue asegurarme que la espada de mi familia no fue afectada por el fuego, ese es un objeto invaluable para mí.

Mientras tanto, en el interior de un misterioso edificio, una serie de monitores postrados en una pared muestran las imágenes del hundimiento del barco, del escape de la mujer pelirroja, de los cadáveres de DATS encontrados en el bosque y una cabaña en medio del bosque que rodea el Monte Fuji. -El objetivo se esconde es esa cabaña... ¿cuándo quiere atacar?- Pregunta una figura que mira los monitores. -Envíen la mitad de los agentes esta tarde para vigilar y el resto en las noche... y no sean modestos, el objetivo es poderos y no está solo... atacaremos en cuanto los dos equipos se unan- Responde otra figura sentado en una silla que juega obsesivamente con un encendedor el que abre y cierra repetidas veces.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Mar Mar 08, 2016 1:21 pm

Mientras el humo y las llamas se extienden, voy bajando por la cuesta del camino que lleva hacia la ciudad. Juego con la daga entre mis dedos, la lanzo hacia arriba y la recupero al vuelo, instantes después, la sujeto en una correa de mi pierna para sacar mi cajetilla de tabaco y el zippo.

- ¡¡Desgraciada!!-escucho gritar al japonés a mi espalda, alertado por el incendio del tejado.

Resoplo por la nariz, y tras dar la primera calada, sujeto el cigarro con dos dedos.

- Capullo-mascullo, expulsando el humo entre los labios.

Cierro el zippo, y doy un leve brinco para acomodarme la correa con las espadas a la espalda. Ráthalos avanza con lentitud a mi lado, con los brazos cruzados por detrás de la cabeza para sujetársela, de forma más que despreocupada, como si no le importara haber carbonizado el hogar de un chico y su digimon...

Chasqueo la lengua, encabronada. Se lo tiene bien merecido ese gilipollas por todo lo que ha hecho y dicho. Hace menos de veinticuatro horas, no parecía importarle haber sido salvado por un demonio sangriento, y ahora, sin embargo, me repudia por ser como soy, por conportarme de forma violenta y odiosa. Aprieto los dientes, furiosa, y me contento para no darle una patada en el culo al mi compañero. Recordando la noche del sexo, pateo una roca que emerge entre la hierba, cayendo en la cuenta de que ese memo tan sólo ha sido amable conmigo por el interés carnal...

"Suena hasta irónico... Zayyn, la rompecorazones, siendo rechazada y utilizada por un simple humano..." La voz de Aeir, teñida de veneno, se escucha entretenida en mi mente. El demonio parece estar pasándoselo en grande con mi desdicha.

- Cierra el pico-respondo en voz alta, haciendo que Ráthalos me mire, extrañado.

Aprieto los puños, inspiro hondo para relajar los nervios y no ponerme a gritar, y  cierro los ojos. Lentamente, voy reconstruyendo, en torno a mi parcheado corazón y agrietado corazón, una muralla de hielo, aquel que comenzó a fundirse el dia que crucé una mirada con el chico... Ese chico me hizo sentir cómoda, a gusto en un lugar fijo, sin sentirme perseguida en ningún momento... Pero eso se acabo. Esta vez, los muros serán dobles, más gruesos que antes, y del material más resistente que existe: el odio.

"Como si eso fuera a cambiar algo... La Zayyn de hace siete años murió, y no regresará."

- ¡Te dije que cerraras el pico!-le conteste en un fuerte rugido.

Ráthalos retrocede, asustado, cuando ve el estado en el que me encuentro. Ceño fruncido, mandíbula torcida, y respiración agitada; de no ser por las gafas de sol, incluso vería la rojez furiosa en los ojos.

- Si no dije nada...

Emito un salvaje gruñido, y retomo la marcha, furiosa como hacía tiempo que no me sentía. No vuelvo a pronunciar palabra hasta el atardecer, cuando la línea de edificios de la ciudad se muestra en el horizonte.



* * * * * * *



- Otra-ordeno empujando el vaso vacío en dirección al barman que trabaja detrás de la barra.

Son las diez de la noche, y llevo como una hora bebiendo allí. Al llegar a Tokio no perdí un segundo, caminé sin rumbo durante un buen rato, hasta introducirme en uno de los barrios noctámbulos de la ciudad. No tardé en encontrar un local en el que aparcar el culo para empezar a beber, y gracias a una de las ofertas, he podido beberme ya varios largos tragos.

"Patético... Dedícate a algo más productivo."

- Esta noche te conseguiré comida... Ahora, dejame beber...-digo por lo bajo, observando el fondo de la copa, antes de apurar el contenido de un trago.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Mar Mar 08, 2016 3:13 pm

Durante la tarde una serie de camionetas entran al bosque que rodean al Monte Fuji. Las camionetas parecen ubicarse en lugares al azar en el bosque, pero todos están ubicados estratégicamente para vigilar una cabaña semiquemada en medio del bosque en donde pueden ver a una persona intentando reparar su hogar.

La noche cae sobre Japón y con ella despierta cierto tipo de personas como criminales de todo tipo, ladrones, asesinos, traficantes y otros tipos de personajes del bajo mundo como prostitutas con sus proxenetas, borrachos y drogadictos... pero existe otro tipo de noctambulo que a veces se ve con más frecuencia y que suele ser menos dañino que los anteriores ya mencionados, los fiesteros.

Una furgoneta se detiene frente a un bar, el vehículo tiene pintada publicidad de un dojo por todas partes. Pero de su interior no bajan artistas marciales, si no mujeres, una gran cantidad de mujeres de todas las edades y que gritan felices mientras entran al bar. Una de las mujeres que parece ser la que tiene más edad, de unos 55 años aproximadamente, se llama Sakura Yoru, una mujer que viste un traje extraño, una combinación entre un kimono tradicional y un vestido todo de color negro, la señora es rubia de cabello corto y a pesar de tener muchas joyas, no está muy maquillada, solo tiene lo necesario. La señora está acompañando a su hermana y a su sobrina junto a siete amigas y familiares para la despedida de soltera de la sobrina.
Apenas las mujeres entran al bar, se apoderan del karaoke y de la pista de baile, los tragos vuelan por doquier. La música y el espíritu festivo se apodera del bar, incluso varias de las personas que bebían casualmente se unen a la fiesta. El único punto de tristeza se ubica en la barra, una mujer pelirroja que se está matando con alcohol. La señora Sakura se sienta en la barra a un asiento de distancia de la pelirroja y ella la mira con mucho interés. -Cantinero, dame un sake tibio y dale a mi amiga tu trago más fuerte y más grande- Dice la señora mientras mira a la pelirroja, ella podía ver la tristeza y enojo por lo que la chica está pasando. -¿Mal día?... querida, eres muy joven para matar la tristeza con alcohol... cuéntame que ocurrió- Dice la señora mientras sirve sake en lo que parece ser un plato para comenzar a beberlo.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Mar Mar 08, 2016 4:37 pm

Aeirmon opta por retirarse al rincón más profundo de mi mente, dejándome así a solas con el alcohol. Impmon tampoco está ya conmigo, lo he introducido en el digivice no solo para que me deje un momento de tranquilidad, sino también porque en locales como aquel no se permite la entrada a niños, y él aparenta ser uno. En cambio, eso no quiere decir que no esté vigilante, atento en el interior del dispositivo ante cualquier problema que presenta. A fin de cuentas, los de DATS siguen buscándonos, y no me extrañaría que ese imbécil del rubiales haya ido a avisarles de mi marcha.

Suspiro con pesadez. Pensar en el chico es doloroso, no solo porque me juré a mi misma que no debía enamorarme, sino porque también, como un arma de doble filo, este sentimiento opresivo duele... Duele como la peor de las torturas... Como dije antes, estoy enferma, y sólo el alcohol puede apaciguar los síntomas de la dolencia...

De repente, oigo el chirriar de las ruedas de un vehículo contra el asfalto, como si hubiese dando un brusco derrape. Posteriormente, varias voces de mujeres acercándose rápidamente... Alzo la mirada un instante, y veo a un grupo de solteronas entrar en el local, todas ellas riendo muy animadas. Pongo mala cara al verlas entrar y gritar, y con un gruñido malhumorado, vuelvo a prestar atención a la copa, agarrando el cristal con la mano, removiéndolo con un giro de muñeca, y bebiéndo el líquido que el barman ha servido ya por... ¿Sexta? ¿Séptima vez? Bah, qué más da... Cuando termine de beber todo habrá acabado. Estaré tan mal, que no me enteraré de nada de lo que pase...

- Cantinero-se hace oir, de imprevisto, una voz femenina. Al girar la cabeza, descubro a una de esas viejas a mi lado. Aparenta alrededor de cincuenta años, o más-. Dame un sake tibio y dale a mi amiga tu trago más fuerte y más grande...-pongo los ojos en blanco, sin llegarme a creer la mala suerte que tengo..  Una vieja invitándome a una copa, lo que me faltaba... ¿Acaso me ha visto con cara de querer compañía?-. ¿Mal día?

- Piérdete-espeto sin ningún tipo de respeto o educación. Ella se ha metido donde no la llaman, que no espere que yo haga lo mismo.

- Querida, eres muy joven para matar la tristeza con alcohol... cuéntame que ocurrió.

Resoplo con cierta indignación. De nuevo, llevo el borde del vaso a mis labios, y de nuevo, lo vacío de una sola vez, antes de golpear bruscamente la madera del mostrador con él.

- Vieja ignorante-se me escaoa entre los labios, al tiempo que cojo aire-. Métete en tus asuntos...


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Mar Mar 08, 2016 9:22 pm

-Señor, el equipo de vigilancia ha enviado su reporte... la cabaña señalada parece haberse quemado, no se ven señales del objetivo pero en cambio se ha divisado la presencia de un humano con un Digimon reparando la casa- Dice un hombre parado atras de un escritorio que mira una gran cantidad de monitores que muestran imagenes de diversas partes del mundo. -Esa parsona sabe del objetivo... el sabe donde se esconde... preparen los helicopteros y al escuadron de ataque, quiero que lo interrogen y si se niega a hablar quiero que lo traigan vivo... pero si habla... deshaganse de el y de su Digimon- Dice el hombre sentado en el escritorio misntras juega sin parar con un encendedor, abriendolo y cerrandolo sin parar, produciendo un golpeteo metalico que hace eco en la habitación.

*******


La señora ve con disgusto como la alcolizada mujer le responde groseramente, pero la señora se sirve otro trago de sake. -Vamos muchachita, no existe problema alguno que no se puede solucionar y estoy muy segura que ahogandote en alcohol no lo va a solucionar... ningun problema es muy grande... mis padres sobrevivieron a Fat Man, vivi mi niñez literalmente en otro mundo, enviude hace poco... aun estoy de luto... mis hijos se odian y el mayor esta vivendo solo... solo dime que te pasa querida, te sentiras mejor, te lo aseguro- Dice la señora mientras saca un peine de madera de uno de sus bolsillos para comenzar a peinarse tranquilamente. Mientras tanto, las mujeres que venian con la señora empiezan a reirse fuertemente ya que al parecer una de las mujeres esta haciendo un show de comedia en el escenario.
La mujer se levanta de su asiento para volver a sentarse junto a la pelirroja, ella deja se peinarse por unos instantes para beber otro trago de sake.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.