Últimos temas
» Lost Soul [Élite]
Mar Oct 11, 2016 10:39 pm por Invitado

» — Determination { UNDERTALE Rol }
Sáb Oct 01, 2016 2:54 pm por Invitado

» Un Frio Regreso
Sáb Sep 24, 2016 3:59 pm por Vice

» busco rol
Lun Sep 12, 2016 11:43 am por yer noligma

» Ficha oscura de Yer Noligma
Jue Sep 01, 2016 3:39 am por yer noligma

» Registro de Avatar
Jue Sep 01, 2016 3:13 am por yer noligma

» ausencia sombría- regreso del olvido
Miér Ago 31, 2016 7:25 am por Zayyn

» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:24 am por Invitado

» ;Dile una mentira al de arriba.
Miér Ago 24, 2016 1:56 am por yer noligma

» Registro de Lux
Sáb Ago 06, 2016 2:19 pm por Zayyn

» La Pluma y la Ficción [Afiliación - Normal]
Vie Jul 29, 2016 4:58 am por Zayyn

» He vuelto a la Tierra
Jue Jul 28, 2016 3:10 pm por Johno Battonage

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Mar Jul 26, 2016 3:56 am por Zayyn

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 3:21 am por Zayyn

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 00 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.

» Imágenes de categorías y temas creadas por el Staff de Mundo Digimon Rol, estilo originalmente extraido del perfecto trabajo de Neeve en Hardrock colores, fuentes, encabezado, fondos y cabeceras modificados por el staff de Mundo Digimon rol a manos de Yuri Voltaire. Todos los derechos del foro quedan en manos del Staff de MDR, así como su sistema de personajes y tramas 100% creación propia de esta comunidad.

»Agradecimiento especial a todos los artistas de DeviantArt por su gran trabajo creativo, dando lugar a algunas de las imágenes que han sido trucadas o casi enteramente modificadas para el nacimiento del estilo visual.

Cómo conocí a tu madre

Página 6 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Lun Feb 29, 2016 5:27 am

Cuando menciono el Bosque de Aokigahara, el rubiales se tensa, y me mira con el rostro crispado del terror. Es bien sabido que ese es uno de los lugares más tenebrosos del planeta, allí acuden cientos de personas a quitarse la vida cada año. Japón es un país exótico, pero también es el país con el índice de suicidios más alto de la Tierra. Sin embargo, no planeo acabar tan rápido con mi vida; soy una luchadora, no una cobarde, y mis motivos para ir a ese lugar son mucho más prácticos de lo que se debe pensar el japonés. Por ello, el muchacho se niega a llevarme allí, y alude a que él regresará a su casa, conmigo o sin mí. Lo miro con gesto sereno durante todo el rato, esperando a que acabe, y cuando el silencio de nuevo se hace dueño del ambiente, desvío una mirada que comparto con Ráthalos. Sonrío levemente, divertida, y me separo de mi digimon para acercarme, con pasos meticulosamente calculados hasta el rubiales, quedando peligrosamente cerca de él.

- ¿Piensas que voy a ir allí... a suicidarme?-le pregunto, mirándole a los ojos-. No he escapado de DATS para ahora colgarme de una soga o para tomarme unas pastillas-poso una mano sobre su pecho, y después la llevo hacia arriba, hasta detenerla bajo de la oreja. Doy una lenta vuelta a su alrededor, hasta acabar a su espalda, deslizando los dedos por su cuello, y deteniéndolos en su nuca. Cierro los ojos y entierro mi nariz en sus cabellos de sol, respirando el aroma a miel y a flores que desprenden-. Además...-añado, susurrando en un tono seductor y azucarado- Tú y yo tenemos asuntos pendientes que atender todavía... If you know what I mean.

Me muerdo el labio inferior, y en un rápido movimiento, poso una mano sobre su trasero, presionándolo suavemente, antes de separarme, pasar a su lado y guiñarle un ojo con una picara sonrisa. Le doy la espalda al caminar un par de metros y me rio, de forma interna, con malicia, sabiéndo en mis irresistibles garras al humano.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Lun Feb 29, 2016 6:25 am

La chica parece serena ante mi respuesta, ella camina en mi dirección y empieza a hablarme dejándome entender que ella no piensa hacer lo que todos hacen en ese bosque, yo no pensé que ella haría eso, pero eso no quita el hecho de que el bosque es un sitio al que no hay que entrar. Es entonces cuando la chica coloca una mano sobre mi pecho que eleva hasta un lado de mi oreja, luego ella gira para colocarse a mis espaldas, ahí siento como la chica me acaricia delicadamente y coloca su rostro en mi nuca. Disfruto las caricias de la chica, se que ella solo quiere persuadirme para que la lleve al bosque maldito pero tal como ella yo no daré mi brazo a torcer... o al menos eso pensaba hasta que ella menciona los asuntos pendientes, se exactamente a lo que ella se refiere y lo que pienso se ve confirmado cuando ella me toca en un lugar indebido para alejarse y guiñarme un ojo.
Me odio a mí mismo el dejarme convencer... además si ella esta tan decidida para ir, entonces debe ser por algo importante...

Suspiro pesadamente y bajo la cabeza para esconder el hecho de que estoy ruborizado. -Bien... bien... vamos y salimos, haz lo que tengas que hacer en ese sitio y nos vamos... ese lugar es aterrador... por aquí- Le digo a la chica antes de comenzar a caminar en dirección al bosque maldito.
Durante el camino yo recolecte algunas bayas silvestres para que podamos comer algo. Pasan las horas y caminamos por mucho tiempo hasta que anochece y es entonces cuando frente a nosotros aparece el bosque del suicidio, un lugar que amedrenta hasta a los más valientes, cercado por cintas policiales y de donde procede una fetidez indescriptible. -Aquí es...- Digo atemorizado de ver frente a mí el bosque maldito.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Lun Feb 29, 2016 7:48 am

Parece que mis técnicas de persuasión no se han oxidado después de todos esos años encerrada en la celda de contención. El japonés cae rendido a mis pies, lo tengo a mi merced para hacer con él lo que quiera. Tras los juegos previos, accede como corderito a llevarme al Bosque del Suicidio, a pesar de su reticencia y su miedo por pisar dicho lugar. Hay leyendas propagándose de boca en boca acerca de ese bosque maldito, pero no temo a nada. Precisamente escondí hace siete años aquel objeto en ese lugar para que nadie pudiera tener acceso a él.

Le hago un gesto a Ráthalos con la cabeza, indicándole que emprendamos el viaje. El rubiales preside la campaña, acompañado de su compañero digital. El trayecto es largo y tedioso, pero después de una noche a la fría intemperie creo que un pequeño paseo no es el mayor de mis problemas. El Sol hace su recorrido habitual, primero asciende hasta su esplendor y después, a la tarde, comienza a descender para volver a ocultarse. Con los últimos de sus rayos iluminando el camino, por fin alcanzamos el linde del bosque. Impmon, llevado por un extraño presentimiento, aguanta un estremecimiento y tira de una de las tiras que penden de la manga de mi camisa de fuerza. Con un suspiro, me agacho y dejo que se cuelgue a mi espalda ya que, como novato, el digimon es más propenso a asustarse y a sentirse intimidado. El ulular de un búho resuena cercano, por unos cobardes instantes, sopeso la posibilidad de volver de noche. No obstante, mi sentido de la valentía regresa rápidamente. No descansaré hasta que tenga ese objeto entre mis manos.

Doy un paso, después otro, y poco a poco, voy reduciendo el tiempo entre zancada y zancada, comenzando a correr a los pocos metros de alejarme del rubiales. Nada más empezar el sprint, escucho la voz del chico tratar de retenerme, pero la ignoro y me interno hasta las profundidades del siniestro lugar, llevada por la impetuosa necesidad de recuperar aquello de tan cuantioso valor.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Lun Feb 29, 2016 8:48 am

Noto como la chica y su Digimon se ven intimidados por el bosque, sin embargo la pelirroja no pierde mas tiempo y se adentra al bosque despreocupadamente. -¡Espera, no, te perderás!- Le grito a la chica mientras corro tras ella, pero apenas me adentro al bosque del suicidio le pierdo el rastro por completo. Ahora me veo envuelto en un páramo de pesadillas, puedo ver cadáveres en descomposición que aun cuelgan de los árboles y esqueletos en el suelo. Cada ver que doy un paso, aplasto tabletas de pastillas vacías, hojas de afeitar, cuerdas y todo tipo de objetos que son algo difíciles de ver ya que hay una ligera bruma a la altura del suelo. -!Hey!... ¿dónde estás?...- Grito a los vientos pero no escucho respuesta alguna, ahora estaba solo en el pero lugar del mundo.

De pronto el bosque entero empieza a pulular, es escuchan los lamentos y sollozos de los muertos. Desde los árboles empiezan a salir blancas figuras semitransparentes, criaturas digitales llamadas Bakemon, Digimon fantasmas que habitan esta zona de la tierra. Los Digmon inmediatamente notan la presencia de los humanos, pero le prestan especial atención a la chica pelirroja ya que hasta los Digimon pueden ver el atractivo en ella, pero eso solo hace que los Digimon decidan atacarla primero.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Lun Feb 29, 2016 1:35 pm

Los árboles del bosque vuelan como flechas a mi paso. Cada obstáculo con el que me topo queda atrás al esquivarlo. Salto, ruedo, corro por el suelo, me cuelgo de alguna rama. El Bosque del Suicidio es aún más siniestro, si cabe, de como lo recordaba, pues en todos estos años, ha habido tiempo suficiente para que una nueva oleada de gente decida arrebatarse la vida sin arrepentimiento alguno. Los cadáveres que sobresalen de la neblina baja son como troncos caidos para mí, así como las bandas policiales, las cuales corto de un sablazo para poder pasar. Avanzo hasta llegar junto a un grupo de árboles arrejuntados, y entonces envaino las espadas y comienzo a escalar por uno de los troncos, hasta alcanzar la copa y otear un poco en la pronta oscuridad de la noche.

- ¿Ves algo?-pregunta Ráthalos a mi espalda.

Aún tardo unos segundos en contestar. Con los ojos entrecerrados, miro a mi alrededor, acerca de alguna señal que me de una pista de la zona en la que nos encontramos. Cuando al fin veo una oarte iluminada, señalo hacia allí, y me dispongo a bajar de nuevo hasta el suelo...

Sin embargo, cuando apenas he descendido unos cuantos metros, de repente, algo sale desde un matorral de hojas de una rama cercana. Mi primero impulso es chillar del sobre salto, desenvainar una espada, y cortar en dos lo que se me ha venido encima... Cuando noto las gotas de sangre salpicar mi rostro, parpadeo. Tan solo se trata del cadaver de un nativo que debio de colgarse hace relativamente poco. Suspiro con alivio, me maldigo a mí misma por haber estado desprevenida, y retomo la bajada, hasta dejarme caer mediante un salto a unos pocos palmos del suelo, junto a la mitad inferior del cadáver ahorcado. Con un resoplido, cambio de dirección y empiezo a caminar, sosteniendo mi espada en mi mano solo por si acaso. Es de noche y no quiero mas sorpresas.

Al cabo de un rato empiezo a sentir algo extraño, una presencia a mi espalda. Por un momento me pienso que se trata del rubiales, pero al volverme, descubro que no hay nadie allí. Frunzo el ceño, entrecierro los ojos, y vuelvo a darme la vuelta... Para encontrarme de golpe un rostro aterrador, siniestro y demacrado. Ahogo una exclamación de sorpresa, doy un salto hacia atrás y enarbolo la espada, preparándome para un posible combate. Sin embargo, Impmon se deja caer al suelo, y se interpone para ocuparse él.

- Yo me ocupo del Bakemon.

Le miro sin comprender unos instantes, hasta que reconozco la silueta fantasmagórica del digimon. Ráthalos sonríe, y en cada uno de sus dedos, crea una bolita de hielo que después lanza, recurrentemente, contra el Bakemon. Este, cogido por sorpresa al ver a otro monstruo digital, no tiene tiempo para apartarse, por lo que la escarcha de las bolitas lo golpea y comienza a desintegrar sus datos. Impmon sonríe, orgulloso, pero un lamento horrible detrás de nosotros nos alerta de que ese no es el únuco fantasma a los que tendremos que enfrentarnos. Doy una mirada hacia atrás, lo suficiente para ver a casi una docena de ellos volar hacia nosotros, y comprender que, en nuestro estado, no podremos cambatirlos.

Con un gruñido, tamer y digimon retomamos la carrera, esta vez huyendo del nuevo peligro. Los Bakemons son insistentes, pero algo más lentos que nosotros. No obstante, no voy a ser tan idiota como para confiarme. Si nos han encontrado una vez, volverán a hacerlo.

Finalmente, consigo ver algo de luz a lo lejos, y con una sonrisa, aprieto el paso para antes llegar. Acabamos saliendo a un claro, coronado en el centro por una especie de cripta... Sí, está tal y como recordaba, con sus dos farolas colgando de unos ganchos en la roca iluminando las proximidades.

- Eliges unos sitios muy raros para esconder tus cosas-comenta mi agudo compañero.

- Sitios en donde me aseguro que los humanos no meterán sus manazas-le corrijo, acercandome y tomando una de las farolas para iluminar mi camino.

Bajo las escaleras de rápidos pasos, con Ráthalos detrás. El digimon tiene una bola de fuego alumbrando también el pasadizo. Al llegar a la zona del sótano, nos encontramos en una sala particularmente grande, con hileras de columnas y tumbas selladas frenta a cada una de ellas, y al fondo, unos escalones ante otro sepulcro. El lugar está casi a oscuras, gracias a las luces que proyectan mi farolillo y la llama de Ráthalos.

- Sí... Un sitio muuy apropiado para esa daga.

Encajo su comentario con un soplido y camino lentamente, pero no hacia delante, sino a una de las sepulturas de la derecha.

- Estaba casi seguro de que la habrías escondido en la del final-me comenta el diablillo.

- No soy idiota. Queda mucho más discreto esconderla en una tumba común, una que no llame la atención-envaino la espada, dejo el farolillo en el suelo, y poso las manos para retirar la losa que descubrirá el lecho de un pobre cadáver. Con un leve brote de fuerzas, empujo la piedra hacia un lado, hasta tirarlo a un lado con un esordecedor sonido. El polvo se eleva, provocándome una tos, pero una vez se ha disipado, me aparto el brazo de la cara y me asomo al interior.

Como esperaba, el cuerpo ya es un completo esqueleto, siete años dan para eso y mucho más. El cadáver casi en perfecto estado que vi la última vez que pise ese lugar, ahora no es más que un amasijo de huesos com ropa raída y costrosa. Sin embargo, no es eso lo que llama mi atención. Con los ojos brillantes de emoción, introduzco la mano y extraigo la daga de metal que el muerto ocultaba bajo sus manos. Retiro las telarañas con cierto asco, y me agacho para recoger la lámpara portátil e iluminar, con su titilante luz, la hoja del arma blanca.

Spoiler:




- Hermosa, tal y como recordaba-murmuro, sonriendo de oreja a oreja, pasando un dedo por la parte plana de la hoja. Después, paso la zona filosa por la ropa vieja del cadáver y no puedo evitar ahogar un escalofrío de placer al sentir de nuevo mis dedos en torno al metálico mango-. Y sigue afilada... Excelente.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Lun Feb 29, 2016 8:50 pm

Funbeemon es el único que puede guiarme en el interior del bosque, sus antenas lo pueden quitar a través de los árboles además de poder detectar la presencia de la chica, mi digivoce es la única fuente de luz con la que dispongo. El sonido de los lamentos incesantes me dejan los pelos en punta, veo muertos en cada árbol, debo esquivar los múltiples objetos desperdigados por el suelo para no pisar algo que me de tétanos o peor. La temperatura baja abruptamente, se siente igual que el día anterior cuando salí del agua helada. La bruma se hace más densa y ahora parece que veo movimiento en cada esquina.
Yo solo me dedico a seguir a mi Digimon e ilumino el piso para no tropezar o pisar algo. La persecución parece extenderse por horas y horas pero solo han pasado unos minutos. Funbeemon también empieza a notar una anomalía, no están solos, de hecho el bosque está plagado de fantasmas o Bakemon para ser exactos. -Digimon malos- Dice Funbeemon quien frena repentinamente ya que hay un Bakemon cortándole el paso, pero el Digimon abeja dispara sus aguijones con forma de cuchillo de casería, los que derriban al Digimon y permite que el par continúe con su marcha.

Luego de unos minutos ambos entran a un claro ente los árboles y en el centro de este claro hay lo que aparentemente es una cripta, algo muy raro ya que en Japón se suele cremar a la gente para enterrar la urna, para optimizar el espacio, el país es pequeño y tiene una población numerosa, no hay espacio para criptas o mausoleos, es por eso que la visión parece fuera de lugar. Otra cosa que el par nota es que la cripta está repleta de Bakemon, son incontables los Digimon fantasma que la rodean como si esperaran algo.
Funbeemon se lanza valientemente a combatir a los Bakemon, por su parte yo intento unirme a la pelea, recojo un cuchillo oxidado del suelo e intento ahuyentar a los Digimon fantasma, no necesito ser un detective para saber que la chica estaba en la cripta y que los fantasmas la estaban esperando.

Luego de un tiempo y de ataques infructíferos, veo como la chica sale despreocupadamente de la cripta sosteniendo algo en sus manos. Veo con horror como los Bakemon se agrupan a sus espaldas y se preparan para atacar. -¡Cuidado!- Grito a la vez que corro en dirección a la chica para interponerme entre ella y los Digimon. Los Bakemon extienden unas largas garras azules por debajo de la manta que tienen por cuerpo, las incontables garras golpean y rasguñan el cuerpo de Kenshi, el fuerte impacto provoca incluso un pequeño cráter en el suelo y Kenshi sale disparado unos metros para caer al suelo gravemente herido y semiconsciente, Kenho no puede moverse, apenas puede escuchar y tiene la visión borrosa, pero la luz de la luna permite que el vea las siluetas de los Bakemon y de la pelirroja a la que fallo en proteger.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Mar Mar 01, 2016 10:20 am

Cierro los ojos de manera solemne y me llevo la zona plana de la daga a los labios, sintiendo, en el fondo de mi ser, el júbilo de Aeirmon quien, después de tantos siglos sin poder resurgir de sus cenizas por completo, ansía retornar al mundo de los vivos con su propio cuerpo físico. Inspiro hondo, y casi sin notarlo, una sonrisa de satisfacción se asoma por mis labios, sintiendo el poder del demonio digital como si fuera mío propio.

<< Al fin, Zayyn... Al fin podremos vengarnos... >>

- Al fin, vieja amiga...-susurro en la oscuridad, mientras un leve brillo dorado surca por mis iris.

Ráthalos alza una ceja y ladea la cabeza, pero suspira, a sabiendas que, desde que me conoce, he ido desarrollando una extraña personalidad tendida a la locura. Aún más, si cabe, desde lo de Rusia y lo de DATS. Levanto la cabeza, rozo con la yema del dedo el cuchillo, y camino hacia las escaleras para salir. Abandonamos la cripta con tranquilidad, despacio y sin temor por los anteriores digimons fantasma. Después de la euforia de haber recuperado el puñal, ni siquiera pienso en el peligro que pueden suponer unos pocos monstruitos ataviados com sábanas viejas. Y eso, una vez más, por tercera vez en ese día, hace que mi guardia baja se vea súbitamente sorprendida al escuchar un grito.

- ¡Cuidado!

Doy un salto del susto, pero apenas puedo reaccionar, antes de que, llevado por un impulso suicida, el rubiales aparezca de la nada y se interponga entre mí y el ataque de uno de los Bakemons, siendo herido al instante. Su cuerpo, dañado y lanzado contra un árbol, yace en el suelo, ante mi atónita mirada. Me cuesta unos segundos entender lo que está pasando, pero cuando lo hago, siento algo estallar en mi interior.

- ¡Z!-chilla entonces Impmon, al verse completamente rodeado por cuatro de los fantasmas.

Sin embargo, cuando el diablillo decide pedirle ayuda, Zayyn ya no está ahí.

La lamparilla cae al suelo, iluminando a su alrededor las hebras verdes del pasto mugriento, mientras hago girar la Daga Ceremonial entre mis dedos. Con un susurrante deslizamiento, paso la zona afilada por la palma de mi mano, dibujando una línea rojiza en el medio de la que comienza a emanar un riachuelo de sangre. Mis ojos permanecen cerrados todo el tiempo, mientras un oscuro resplandor rodea cada zona de mi cuerpo. De un segundo para otro, siento aumentar mis músculos, noto crecer partes de mi cuerpo que creía olvidadas, y sobre todo... Mi poder. Lo percibo inmenso, increíble, atemorizante... Mortal.

Ladeo la cabeza, dejando escapar un gruñido más propio de una bestia que de una persona, una vez la evolución se completa. Mis párpados se mantienen bajados, mi sentido del oído y del olfato es suficiente para notar las presencias de todos los allí reunidos como si realmente los estuviera viendo con los ojos. Me inclino hacia delante, alargando el sonido gutural que de mi garganta se escapa, y de un salto me posiciono al lado de de Ráthalos, y con un baile de pies, trazo un giro de peonza peonza, llevando la larga cola que de mi espina dorsal se extiende. Así, en lo que canta un gallo, los fantasmas se desintegran en datos que vuelan hasta mí.

- ¡Uuuuhh ~!-los fantasmas restantes retroceden un poco, atemorizados, intimidados por el poder que rebosa de mi piel. Les gruño enseñando los colmillos, señal que necesitan para escapar allí como alma que lleva el diablo, nunca mejor dicho. Los veo marcharse con una mueca de desprecio, pero una vez el claro libre de seres indeseados, pongo los ojos en blanco y me doy media vuelta para marcharme de allí. Ya tengo lo que vine a buscar, poseo todas mis cosas y solo necesitaré hacer una pequeña visita a la choza del japonés.

Me detengo a mitad de camino y le echo una mirada indiferente a su cuerpo. Sigue en el suelo, pero ese humano parece ser lo suficientemente fuerte mentalmente como para resistir unos instantes más con la consciencia despierta. Resoplo, y en mente, sopeso dejarlo abandonado allí... Total, ya no me interesa y no me es de utilidad. Una vez regrese a su casa y recoja todas mis cosas, podré buscar un refugio secreto y comenzar a desarrollar mi olan de venganza. No obstante, a pesar de estar pensando en abandonarlo allí mismo, algo en mi interior me impide moverme... Su casa ha quedado casi totalmente destrozada por mi culpa, y aun así, aun después de haber percibido el peligro que corre a mi lado, ha seguido ayudándome...

Vuelvo a gruñir, resigada e irritada, y camino firme hasta detenerme ante él. Lo miro desde arriba con cierto desdén, y él clava sus ojos azules en mi figura. Su rostro se crispa levemente hasta adoptar una mueca de horror... Por supuesto, a sus ojos, ahora mismo, no soy más que un demonio negro de ojos dorados, siniestro y aterrador. Algo a lo que un japonés tradicional tendría como a una criatura infernal, un monstruo... Soplo por la nariz, y cuando, tras unos segundos, el rubiales acaba desmayándose por completo, me agacho a su lado y lo tomo en brazos para devolverlo a su hogar. Me doy media vuelta, y sin mirarlo, le lanzo una orden indiscutible a mi compañero digital.

- Lleva a su abeja-el digimon insecto había caído previamente por algunos golpes de los fantasmales enemigos, y reposaba sobre la hierba con el cuerpo malherido. Ráthalos asiente, obediente. De un saltito, el diablillo se sujeta a mi espalda, entre ambas alas, y de un salto, emprendo el vuelo de regreso a la cabaña.


Aeirmon:



Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Mar Mar 01, 2016 11:49 am

Lo único que puedo hacer es abrir y cerrar los ojos y ver borrosamente como los fantasmas se acercan a la chica, pero de pronto algo pasa, comienzo a ver una figura demoniaca que elimina a todos los Digimon, veo los penetrantes ojos amarillos de la criatura sus alas, cola, garras y cuernos. La criatura elimina rápidamente a los fantasmas y antes de que me dé cuenta la estoy vendo plantada frente a mí, no tengo respuestas para justificar lo que veo, debe ser un espíritu maligno que habita el bosque o quizás sea la misma muerte a reclamar mi alma como miles antes que a mí en los mismos suelos de esta tierra maldita, el terror se aferra tanto en mi ser que termino desvaneciéndome.

Despierto en un mundo gris, donde no existe el arriba ni el abajo, el tiempo no existe y donde puedo ver las almas de los muertos vagar sin destino alguno. Sin dudas estoy muerto y puedo confirmar mis pensamientos cuando veo ante mí un guerrero samurái que porta el estandarte de la familia Haibu y que puede reconocer por dibujos como mi tatara tatarabuelo Shinzo Haibu, el fundador del clan Haibi a quien le pertenece la sagrada espada familiar de la que soy portador ahora.
El samurái habla directamente en mi mente, pero solo me repite una y otra vez que debo usar el poder oculto de la espada y lo repite hasta que despierto de ese loco sueño.

Cuando despierto me encuentro en mi habitación, acostado en mi fotón, tengo el cuerpo herido y adolorido a pesar de tener evidencia de haber recibido atención medica básica, pero lo más extraño es que estoy completamente desnudo bajo las sabanas. -Haaaa... mi cabeza... ¿cómo llegue aquí?- Digo apenas despierto, quejándome del dolor y esperando alguna respuesta.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Mar Mar 01, 2016 2:43 pm

Llegamos a la casa en apenas una hora. El bosque es muy grande, y debía poner mucho cuidado en que nadie me viese, aunque siendo un digimon negro, en la noche me es sencillo camuflarme. Al arribar, aterrizo frente a la puerta, recupero mi aspecto humano y entro en la vivienda, ignorando los destrozos que las anteriores peleas con DATS dejaron. Llevo el cuerpo del rubiales a su dormitorio, lo deposito sobre el futón y allí comienzo a desvestirlo para curar todas sus heridas, al menos las que peor pinta tienen. Cuando queda completamente desnudo, me muerdo el labio inferior y hago un soberano esfuerzo para no forzarlo sin su consentimiento. Con un gruñido, me levanto del suelo y camino hacia el baño, preguntándome con insistencia por qué demonios lo ayudo. Podría dejarlo allí, ya está en su casa, y cuando su digimon despierte, podrá sanarlo él mismo. Sin embargo, algo me impide abandonarlo a su suerte...

- ¿Qué hago con el compañero?-pregunta Ráthalos a mi espalda.

- Déjalo en el comedor. Después iré a curarlo.

Aplico los auxilios sobre el trabajado cuerpo del japonés, tratando sus heridas todo lo eficazmente que puedo. Pasan los minutos hasta que acabo con la última herida y la vendo para evitar que así vuelva a sangrar. Al terminar, me levanto y me envuelvo la mano que me corte con anterioridad para poder evolucionar. Después, voy a la cocina e intento preparar algo que sea medianamente comestible. Ráthalos protesta, diciendo que debe ser él el que haga la comida, pero de una patada lo saco de la sala para que me deje trabajar. Busco en la nevera, pero desgraciadamente, no encuentro más que unos cuantos botes de fideos instantáneos y bandejas de rollitos de primavera. Podría intentar preparar algo más elaborado, pero me resultaría más tedioso y tardío... Con un encogimiento de hombros, tomo cinco botes y dos bandejas, y comienzo a prepararlos.

No es hasta aproximadamente una hora, cuando termino de "cocinarlo" todo. Dejo un plato de rollitos en el comedor para el chico y un bote de fideos para Impmon, y el resto me lo llevo a la habitación para comérmelo mientras espero a que despierte. Siendo sincera, al principio no pensaba preparar nada para él, pero lo más probable es que necesite recuperar fuerzas al despertar. Con un bostezo, me siento con las piernas cruzadas, apoyando la espalda en la pared, y doy festín a mis calentitos fideos.

Y así, pasan los minutos. Fideo tras fideo, bote tras bote. Cuando siento mi estómago sobradamente alimentado, apilo los recipientes uno sobre el otro y le doy un mordisco al rollito que, triste y solitario, espera su inevitable destino en el centro del plato. El sonido de la crujiente y churruscada cáscara resuena por la habitación, así como el sonido de placer que hago al notar el sabor de la verdura picada en mi paladar. Quizás sea eso lo que despierta al rubiales. Cuando le veo moverse, dejo a un lado el rollito y gateo hasta él.

- Haaaa... mi cabeza... ¿Cómo llegué aquí?

Me detengo a su lado y acerco el rostro al suyo para verlo más de cerca. Sin darme cuenta, acabo por perderme en el mar que son sus ojos, parpadeo y sonrío débilmente.

- ¿No recuerdas nada?-le pregunto en un tenue susurro.

Sin darle tiempo a terminar, poso mis labios sobre los de él, y casi con desesperación, comienzo a besarlo, a encajar su boca con la mía, a intentar mordérsela entera con mis incisivos y mis caninos. Sin darle tiempo a corresponder, introduzco mi lengua para enredarla con la ajena, para probar, una vez más, del néctar de su interior. Poso una mano en su pecho, y con ella, le obligo a tumbarse en el suelo. Separo brevemente mis labios, y amplío mi sonrisa.

Es hora de que reciba lo que me merezco.



* * * * * * *



Con un cansado jadeo, caigo sobre el blando colchón, mirando al techo con una burlona sonrisa decorada por un pronunciado sonrojado en mis mejillas. Suspiro con inmensa satisfacción y miro de reojo a mi acompañante, que parece igual o más risueño y dichoso que yo. Cierro los ojos unos breves instantes, pensando en lo que esta vez me ha hecho sentir. Si bien he llegado en decenas de ocasiones a ese estado, jamás lo he experimentado tanto como en esta nueva...

- ...-suspiro de nuevo, expresando, mediante un elocuente silencio, lo que pienso en esos momentos-. Le doy un 10...


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Mar Mar 01, 2016 5:32 pm

Apenas me despierto y de darme cuenta del estado en el que estoy, estoy confundido y adolorido. De pronto la pelirroja parece materializarse frente a mí, ni siquiera la veo venir y además de eso ella parece no tener conciencia del espacio personal al acercarse tanto a mí que hasta puedo oler los rollitos primavera que ella acaba de comer.
Veo a la pelirroja a los ojos, no puedo evitar sentirme algo incómodo e intimidado, la chica siempre actúa de manera distante a menos que necesite persuadirme, pero esta vez se ve diferente, las acciones de la chica y su mirada son muy diferentes a cualquier coda que he visto en ella. Ella me pregunta si es que recordaba algo, por lo que yo hago un esfuerzo en intentar recordar algo después de tener ese extraño sueño, pero lo único que se me viene a la cabeza son los brillantes ojos amarillos de esa criatura. Me disponía a comentarle eso a la chica pero entonces ella me silencia con un beso en los labios, la sorpresa de la acción es rápidamente reemplazada por una agradable sensación. Sus besos y el roce de nuestras lenguas hace que ericen los pelos y me produce un escalofrió de placer me recorre la columna... entonces...


Un muy buen rato después, ambos acabamos bajo las sabanas, jadeando del cansancio y con los rostros ruborizados como nunca, no tenía palabras solo podía ver al techo y jadeo. El silencio es roto cuando la chica hace una afirmación que me llama la atención. -¿Que?- Le pregunto mientras volteo mi cabeza para poder verla a los ojos y estiro una de mis manos para acariciarle una mejilla, la que luego para por su cuello para llegar a su cabello. -Eres un ángel... eso fue como estar en el cielo- Le digo tiernamente mientras acerco mi rostro a la de ella.

*Trece años en el futuro*

-¡Pero papi! omitiste una parte, quiero saber que paso- Dice la jovencita Freyja que ha estado escuchando atentamente el relato de su padre. -Eeeeeeemm... siii... no... te lo diré algún día pero hoy no... Quizás te lo diga tu madre si se lo preguntas ahora mismo pero no se lo preguntes... hablando de tu madre...- Digo antes voltearme para llamar a mi esposa. -¡Amor ya llegamos a la parte que querías narrar!-


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Miér Mar 02, 2016 3:21 am

- Luego te lo explico...-respondo en un ronroneo perezoso cuando el chico se extraña por mi último comentario.

Me estiro como un gatito en el colchón, dejando escapar un gruñidito agudo mientras lo hago. Vuelvo a apoyar la cabeza en la almohada y giro el rostro hacia el japonés, al tiempo que, con la lengua, tratobde sacarme un mechón de pelo de la boca. Él, mientras tanto, acerca una mano a mi rostro y comienza a acariciarlo, pasando sus dedos por mis mejillas, por mi cuello y finalmente por mi pelo alborotado. Entrecierro los ojos del gusto e inspiro hondo mientras me acerco a él y me hago un ovillo para robarle calor y volver a dormirme.

Sin embargo, algo de nuevo llama mi atención. El muchacho vuelve a abrir la boca, y cuando habla, siento un cosquilleo de placer recorrerme todo el cuerpo. No puedo evitar comenzar a reirme a carcajadas por lo irónico y poco acertado que me resulta su comentario. ¿Un ángel? ¿Yo? Sería más fácil para mí convertirme en reina antes que tratar de actuar como una de esas palomitas humanas. En mi interior, puedo notar el regocijo de Aeirmon... Una vez más, he conseguido llevar por el camino del pecado a un pobre inocente.

- Creo...-suspiro y carraspeo para intentar calmar los espasmos de mi pecho que la risa me provoca-. Creo que es hora de contarte una historia-me incorporo un poco, apoyando mi codo sobre la almohada para sujetarme la cabeza, y dibujando, con el índice de la otra mano, pequeños circulitos por torso del humano-. Escucha atentamente... Es importante que no pierdas ni un detalle...

« Érase una vez un hombre y una mujer. Dos científicos absortos en una importante investigación, un proyecto en el cual crearían una nueva forma de vida, una raza superior. Ambos estaban casados, y no tenían ningún hijo. Lo habían intentado miles de veces, pero nunca ningún feto consiguió superar las pruebas de hibridación. Los resultados fueron los peores durante muchos años... Hasta que un día, hubo un milagro.

Concibieron a una niña, pequeña e inocente, mejorada genéticamente con los extraños genes de criaturas de un mundo paralelo... Decidieron, dadas sus grandes aptitudes, entrenarla para convertirla en un arma humana, mucho más poderosa que cualquier otra. La pequela creció entre maestros de artes marciales, entre asesinos, y entre tubos de ensayo. Eso fue lo único que pudo ver con años.

Cuando cumplió los trece, sus padres decidieron que, para no levantar sospechas, lo mejor sería tratarla como a cualquier chico de su edad. La hija fie al instituto, pero esa parte no es importante... No ahora.

A los quince años, la chica fue enviada a Rusia a completar una misión. Sus padres trabajaban para una gran organización que, aunque trabajaba a nivel mundial, pocos eran conocedores de su existencia. La muchacha llegó a su destino, pero cuando fue a cumplir con las órdenes que se le habían dado, fue emboscada y apresada... La mafia rusa estaba confabulada con el laboratorio al que la joven había intentado robar. La torturaron casi hasta la muerte, para volverla a curar y volver a hacer de su vida un infierno... Ella deseo morirse, deseo que acabaran con su sufrimiento... Pero jamás lo hicieron. La llevaron a una sala grande, y la encerraron en una cápsula para inocularle más de los peligrosos ADNs con los que ella nació... Y la dejaron allí por meses, esperando que, cuando despertara, se hubiera convertido en una auténtica máquina de matar.

Cuando la joven despertó, siete lunas llenas más tarde, no hubo forma humana de controlar su sed de sangre. La chica, convertida en un auténtico demonio, no solo en mente sino también en físico, asesinó a sus captores de las formas más brutales conocidas y por conocer, llenando el suelo de un mar de sangre. Escapó de allí, y regresó a casa, para enfrentarse a sus padres... Tras escapar de la cápsula, descubrió que su misión a Rusia no había sido pura casualidad. Había sido traicionada por aquellos que la crearon, y clamaba venganza.

Al llegar a casa, se topó con su madre, a la que, tras una violenta discusión, asesinó sin la menor compasión. Su padre llegó después, y por sorpresa, consiguió noquearla. Cuando se despertó de nuevo, la joven se encontró encerrada en una especie de búnker, a metros bajo las instalaciones de la organización para la que habían trabajado sus padres... DATS la quería viva, tanto por su poder, como por su valor científico... Después de tanto experimento en Rusia, la muchacha había acabado mentalmente destrozada, alcanzando un alto nivel de locura... Cada día que pasaba prisionera en su celda, era un paso más en su desequilibrio. No pudo soportar el peso de tantos genes mezclados en un mismo cuerpo, y acabó por rechazarlos y expulsarlos a todos... Excepto a uno.


Enmudezo unos instantes, deteniendo mi dedo en su pecho y posando toda la mano en él. Perdida en mis memorias, clavo la mirada en el obligo hundido del muchacho, antes de dar un nuevo suspiro y retomar el relato.

- Tras siete horribles años encerrada y atada, la chica logró escapar de su prisión. Rescató a su compañero digital, y viajó a un país de Asia, a una gran isla en mitad del Océano Pacífico-levanto la mirada para clavarla en los ojos azules del rubiales. Sonrío de forma siniestra-. ¿Un ángel? No, cariño. Soy un demonio... y te has acostado conmigo-me inclino sobre él, hasta quedar tumbada encima suyo, y acerco mis labios a los suyos para añadir, mediante un sugerente susurro-. Ahora tu alma me pertenece.

Sonrío, triunfante, y deposito un beso sobre los bordes de su boca, introduciendo, una vez más, mi lengua en su interior para catar el dulce de su esencia. Alargo el beso durante casi medio minuto, sin dejarle, en ningún momento, tomar las riendas. Este es mi juego, yo impongo las reglas, y yo mando en él.



* * * * * * *

En el futuro


Escucho a Kenshi y a Freyja desde la cocina, mientras, con las manoplas puestas, observo el estado del interior del horno. Frunzo el ceño, abro la puertecita y justo cuando voy a echar un ojo, oigo a Kenshi llamarme desde el salón. Es hora de que cuente mi parte de la hidtoria.

- Freyja, cariño...-digo desde el umbral de la cocina, con los brazos cruzados sobre el pecho cubierto por el delantal de Ráthalos-. Esto es algo que te tocará hacer en el futuro, así que presta mucha atención-levanto un dedo, ya desprovisto del guante para cocinar y me dispongo a comenzar mi relato con una amplia y pícara sonrisa cuando...

- ¿No huele a quemado?-pregunta Freyja olfateando el aire.

Despego los labios para decir algo, pero entonces, yo también lo percibo. Con una exclamación de sorpresa, me interno de nuevo en la cocina, al grito de:

- Shitshitshitshit! Fuckfuckfuckfuckfuuuuck!-abro el horno para sacar la bandeja de pavo carbonizado, pero el metal incandescente me hace dar un salto que provoca que me de de cabeza con un armario-. ¡Estúpido Ráthalos y estúpido su viaje de novios! ¡¿Por qué coño siempre me toca cocinar a mí?! ¡¡ME CAGO EN SUS PUTOS MUERTOS!!


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Miér Mar 02, 2016 8:51 am

Mis palabras generaron una extraña respuesta en la chica, ya que ella intenta no reírse y se acomoda para comenzar a relatar una historia que en sus palabras es muy importante.
Es entonces cuando la chica empieza a relatar una historia de odio, venganza, dolor, torturas, muerte y experimentos genéticos. No me tardo mucho en daré cuenta de que la chica habla de ella misma, me está contando su historia y debo admitir que al principio no me la creo por ser demasiado fantástica. Pero mientras más escucho más sentido tiene en el sentido de que explica muchas cosas acerca de la chica pelirroja y eso me asusta mucho...

Al terminar el relato ella menciona que ella es un demonio y que mi alma le pertenece, apenas ella menciona eso, inmediatamente recuerdo los ojos amarillos que vi en el bosque del suicidio. -Tu eres... el demonio que vi en el bosque del suicidio... esos ojos dorados eran tuyos...- Le digo retirando mi mano de sus cabellos, estaba asustado por lo que ella me acaba de contar. -¿a qué te refieres que mi alma es tuya?- Le pregunto antes de que la chica comience a besarme, yo le correspondo como si nada hubiese pasado, pero apenas ella acaba con el beso yo vuelvo a estar asustado y confundido. -Pero... técnicamente no eres humana ¿no?...- Le digo acariciando la piel de la chica. -Yo... no sé qué pensar... lo que dices es difícil de creer pero explica mucho de ti... realmente siento curiosidad... pero no puedes ser un demonio, me salvaste y además... yo he visto algo especial en ti todo este tiempo, incluso cuando asesinabas y te comportabas de forma agresiva con migo...- Le digo antes de acercar mis labios a los de ella para depositar un tierno y único beso para luego acercarme a su oído para decirle algo. -Creo que tu magia de súcubo me ha hechizado- Le digo antes de abrazarla delicadamente para besarla.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Miér Mar 02, 2016 5:45 pm

El chico no parece creerse, en principio, el relato que le cuento. No esperaba menos, siendo sincera, pues todo parece sacado de una película de ciencia ficción. Sin embargo, todo es muy real, y él empieza a darse cuenta... Lo veo en el brillo asustados de sus ojos al comprender que, quien le salvo la vida la noche pasada, fui yo. Se separa de mí, un acto que presencio sin el más mínimo gesto, pues esa era una reacción que esperaba, la de un pobre e incauto humano, ante la mirada de un ser demoníaco, sacado de las peores pesadillas.

- Bingo-le respondo simulando con mi mano que le disparo-. Has caído en mis garras como moscas a la miel... Una alegoría de lo más acertada, por cierto-me acerco y vuelvo a depositar un breve beso sobre sus labios-. Y jamás he sido humana-añado, respondiendo a su pregunta.

Me separo de él cuando noto acariciar mi piel. Me permito escapar un ronroneo, como un gatito, y le dejo hacer al rubiales, que pasa sus dedos por mi tersa piel, pasando de un costado a uno de mis brazos. A pesar de portar tatuajes en ambos lados, la suavidad sigue siendo impecable, lo que lo hace aún más satisfactorio. No obstante, y a pesar de que las caricias son casi hipnóticas, algo hace que levante mis murallas. "No puedes ser un demonio". Casi me muero de un infarto. ¿Que no puedo serlo? ¿Acaso quiere que se lo demuestre? Porque, estando ambos desnudos en la habitación, no es, pars nada, una buena idea si Aeirmon es uno de los presentes.

Entrecierro los ojos.

- ¿Qué es eso que has visto en mí?-le pregunto, intrigada, más sus siguientes actos hacen que me separe de golpe de él-. Yo no tengo ese tipo de magia... No ahora al menos-contesto cuando hace mención a mis "hechizos seductores".

Al decirlo, me doy cuenta de lo que está pasando. Una vez más, alguien ha caido en mis garras de demonio, pero por primera vez, siento que eso es algo que no quiero, algo que no solo no entra en mis intereses, sino que además, los destroza... Y eso, en mí, es algo preocupante. De un empujón, aparto al humano de delante, me levanto, y recojo la ropa de estar por casa que le había tomado prestada al muchacho. Sin mirarlo siquiera, comienzo a vestirme y de espaldas a él, le ordeno, com la voz más fría posible:

- Levántante, la comida está en el salón-sin más dilación, y de espaldas todavía, le lanzo a la cara su propia ropa para que vaya vistiéndose. Después, de dos zancadas, salgo del dormitorio.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Jue Mar 03, 2016 7:14 am

Ambos compartíamos un hermoso momento, pero de un momento a otro la chica se enfurece, no tengo idea de que dije mal... ciertamente esta chica tiene una personalidad muy volátil... -¿Y ahora que dije?- Le pregunto a la chica quien me da un empujón para separarse de mí y entonces se levanta para salir de la cama y comenzar a vestirse. -Lo... lamento si te ofendí de alguna forma...- Le digo a la chica antes de que ella me lance mi ropa para que también me vista. No entiendo lo que le pasa, solo puedo suponer que la ofendí de alguna forma. -Quieres saber que vi en ti?...- Le digo mientras me siento en el futón. -Yo vi que tienes mucha ira y dolor en tu interior, eso provoca que desconfíes en la gente y por eso no generas lazos con nadie... pero lo otro que vi en ti es que tú quieres confiar en alguien, veo que quieres estar con alguien y que quieres vivir tranquilamente... pero no te lo permites por todo lo que has sufrido... tu historia me hizo entenderte mejor...- Le digo mientras que la chica se viste dándome la espalda y apenas termina ella se marcha apresuradamente de la habitación.

Me coloco mi ropa sin apresurarme, estaba desconcertado por el extraño cambio de la chica, su personalidad dio un giro inesperado. Apenas acabo de colocarme mi ropa, salgo de la habitación y veo a la chica sentada en el suelo junto a la mesa de la habitación principal junto a su Digimon. Tomo el plato con rollitos primavera que la pelirroja hizo para mí y voy con ellos a la cocina para comerlos con un poco de salsa de soja. Debo admitir que están bastante buenos, son bien cocidos y crujientes.
Mientras tanto, Funbeemon despierta finalmente, el Digimon estaba adolorido, pero eso no evita que el Digimon vuele para tomar un frasco de miel de una estantería, llevarlo a la mesa y abrirlo para comenzar a comer la miel. -Me duele la cabeza- Comenta el Digimon abeja.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Jue Mar 03, 2016 4:53 pm

Él recibe la bola de ropa en toda la cara, y a mi amable petición, el chico comienza a ponersela para dejar de estar desnudo. Termino de enfundarme la camiseta, y cuando ya voy a salir, las palabras del japonés me atan al suelo, como clavos ardiendo. Volteo levemente la cabeza, para mirarlo de refilón, pero antes de que pueda ver mi expresión, de nuevo la desvío.

- Qué sabrás tú de odio y dolor. Qué sabrás tú de lazos.

Irritada, abandono la habitación para reunirme con Ráthalos en el comedor. El digimon está con la abejita, vigilándola mientras se toma los fideos instantáneos que dejé sobre la mesa. Con un suspiro, me siento a su lado, llamando si atención. Sin embargo, a pesar de haber notado él que algo no va bien en mí, trata de hacer como si nada... Es listo y me conoce muy bien, y sabe que no es bueno que me pregunte cuando estoy molesta. Porque sí, las palabras del rubiales no me han sido indiferentes. Desde que tengo uso de razón, siempre he sido la tipa dura, tanto de adolescente, como de adulta ya. Sin unos brazos en los que cobijarme, de muy pequeña decidí que yo sería mi único apoyo, yo tomaría mis propias decisiones, y yo cuidaría de mí misma. Jamás he dependido de nadie, he crecido fuerte y segura. Siempre he sabido lo que hacer en cada momento.

Pero ahora, por primera vez, me veo en una situación con la que no sé lidiar. ¿Cómo se supone que tengo que responder a las palabras del hombre que se encuentra al otro lado de la puerta? ¿Que le hago sentir como en el cielo? ¿Que quiero, pero que me obligo a mi misma a no fiarme ni de mi sombra? ¿Pero quién se ha creído? ¿Mi terapeuta personal? Por favor, no necesito que un humano me de lecciones. Me han hecho daño, sí, pero eso no significa que busque desesperadamente a alguien en el que pueda confiar... Todos son iguales ante mis ojos.

Chasqueo la lengua, apoyo el codo en la mesa, y me sujeto la cabeza con la mano, enredando los dedos índice y corazón entre los mechones rojos de mi pelo. Ráthalos termina sus fideos, y para no tener que sufrir el incómodo silencio, toma prestado el mando del televisor y sintoniza las noticias... Un asesinato brutal en otra región de Japón.

- He escuchado los golpes-pregunta entonces el diablillo-. ¿Tan mal fue?

Mi única respuesta, un resoplido exasperado. No por la supuesta veracidad de sus palabras (porque no, ha sido fantástico), sino por mi propio comportamiento.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.