Últimos temas
» Lost Soul [Élite]
Mar Oct 11, 2016 10:39 pm por Invitado

» — Determination { UNDERTALE Rol }
Sáb Oct 01, 2016 2:54 pm por Invitado

» Un Frio Regreso
Sáb Sep 24, 2016 3:59 pm por Vice

» busco rol
Lun Sep 12, 2016 11:43 am por yer noligma

» Ficha oscura de Yer Noligma
Jue Sep 01, 2016 3:39 am por yer noligma

» Registro de Avatar
Jue Sep 01, 2016 3:13 am por yer noligma

» ausencia sombría- regreso del olvido
Miér Ago 31, 2016 7:25 am por Zayyn

» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:24 am por Invitado

» ;Dile una mentira al de arriba.
Miér Ago 24, 2016 1:56 am por yer noligma

» Registro de Lux
Sáb Ago 06, 2016 2:19 pm por Zayyn

» La Pluma y la Ficción [Afiliación - Normal]
Vie Jul 29, 2016 4:58 am por Zayyn

» He vuelto a la Tierra
Jue Jul 28, 2016 3:10 pm por Johno Battonage

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Mar Jul 26, 2016 3:56 am por Zayyn

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 3:21 am por Zayyn

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 00 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.

» Imágenes de categorías y temas creadas por el Staff de Mundo Digimon Rol, estilo originalmente extraido del perfecto trabajo de Neeve en Hardrock colores, fuentes, encabezado, fondos y cabeceras modificados por el staff de Mundo Digimon rol a manos de Yuri Voltaire. Todos los derechos del foro quedan en manos del Staff de MDR, así como su sistema de personajes y tramas 100% creación propia de esta comunidad.

»Agradecimiento especial a todos los artistas de DeviantArt por su gran trabajo creativo, dando lugar a algunas de las imágenes que han sido trucadas o casi enteramente modificadas para el nacimiento del estilo visual.

Cómo conocí a tu madre

Página 8 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Miér Mar 09, 2016 6:41 am

Inspiro hondo, apretando los puños de tal forma que los nudillos queden pálidos como el marfil. La señora metomentodo esta acabando con mi paciencia, más le valdría marcharse y dejarme en paz... Porque si sigue tocándome las narices, entonces no responderé de mis actos.

- Hagan sus apuestas-contesto sin mirarla.

- Vamos, niña... cuentame que te ocurre, no hay nada mejor que desahogar tus problemas en un bar con una anciana.

- Piérdete-digo por segunda vez, haciendo un aspaviento de irritación con la cabeza.

Estoy siendo demasiado paciente con ella. En otro momento incluso la habría apartado de mi lado de un brusco empujón, pero estoy en un local, y el alcohol fluye por mis venas como rios ardientes. Es muy difícil contenerse, de estar en el exterior, le hubiera pateado una rodilla. Agarro el vaso y le indico al camarero que me lo vuelva a llenar; aunque algo reticente, este obedece.

- Te sentirás mejor, te lo aseguro.

El cristal se rompe de repente, bajo la presión de mis dedos. El líquido de la bebida se esparce por la barra... Pero eso no es importante.

Ya está, no puedo más. Acudí a ese bar a estar tranquila, y ella lo único que ha conseguido es que me cabree todavía más. Se lo he dicho con tranquilidad, tratando de no sonar busca, he reunido toda mi paciencia para no mandarla vulgarmente a la mierda... No sé si esa vieja es tonta, o simplemente confiada, pero ya basta de contener mis impulsos asesinos. Me vuelvo lentamente, reuniendo en mi mirada verde un brillo asesino y amenazante. Deslizo una mano hasta la pierna, y extraigo mi cuchillo para mostrarselo disimuladamente.

- Te lo puedo decir de otra forma, si quieres, para que lo entiendas-siseo, con gesto agresivo, dispuesta a rebanarle el pescuezo si sigue en su empeño por meterse en mi vida-. Aunque dudo que te guste ensuciar el suelo de sangre.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Miér Mar 09, 2016 9:00 am

El humor de la pelirroja no cambia, a pesar de que la señora intenta ayudarla ella se muestra rehacía y agresiva ante ella, la señora se muestra relajada pero entonces la pelirroja rompe su vaso y saca un cuchillo con el que amenaza a la mujer, pero ella se muestra serena y sonríe al ver que está siendo amenazada. -Miren nada más... esto me trae recuerdos- Comenta la señora mientras que todos en el bar detienen sus actividades para ver atónitos a la pelirroja que amenaza con un arma blanca a la señora. -Ho Sakura... ¿estas peleando otra vez?- Dice la hermana de la señora quien la mira con hartazgo. -Tranquila querida, solo hablo con mi amiga... pero creo que ella pronto se dará cuanta de que es mala suerte ser grosera con la actual matriarca del clan Haibu- Dice le señora mientras toma su peine, ella gira un poco el mango para separarlo del resto del peine revelando así un cuchillo oculto, arma que estira en dirección al arma de la chica para que ambos cuchillos choquen entre sí. -Es tu ultima oportunidad querida- Dice la señora mientras ve de reojo como los guardias de seguridad del bar empiezan a acercarse.
Es entonces como sin previo aviso y con su mano libre la señora agarra la muñeca de la chica para torcerle la mano y la obliga a soltar su arma, luego la mujer se acerca a la pelirroja y dobla su brazo para darle un codazo en el cuello a la chica, para cortarle la respiración y el habla por unos instantes. Finalmente la señora suelta a la chica y de una patada derriba la silla de la pelirroja quien cae al suelo. -!Ho si! aún conservo mi toque- Dice la señora quien se pone de pie para estirar los brazos en señal de victoria bajo los vitoreo de todas las mujeres con las que entro al bar.

*******

Kenshi se encontraba sobre lo que quedaba de techo de su cabaña, él había hecho tablas con la leña destinada para su estufa, pero ahora él la necesita para reparar su hogar, incluso por la noche siendo Funbeemon con una lámpara su única fuente de luz. Sin embargo varios soldados de DATS se acercan a él, pertenecientes al escuadrón de vigilancia ya que el de ataque no se encuentra disponible aun ya que deben preparar los helicópteros. Sin previo aviso uno de los soldados apunta un arma en dirección a Kenshi y disparan una bala de goma no letal a su pecho, el fuerte golpe hace que Kenshi caiga al suelo, cayendo fuertemente de espaldas en lo que entes era la sala de entrenamientos. Kenshi sabía que estaba bajo ataque y el agarra una de las ultimas espadas de madera que le quedan para defenderse.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Miér Mar 09, 2016 2:41 pm

La vieja parece querer aceptar el desafío, porque de repente, para mi sorpresa, de su ridículo peine extrae una hoja afilada que entrechoca con la mía. Siseo, intimidante, y retiro unos centímetros el cuchillo... Si quiere una pelea, la tendrá, he sido entrenada desde niña, y a pesar de haber estado 7 años encerrada, todavía no he perdido mi habilidad de asesina.

Pero entonces, siento como un fuerte mareo, como si el piso entero se moviera tal que un barco. Me balanceo en la silla, y debido a eso, pierdo la noción de lo que me rodea. De un momento a otro, siendo un dolor en la muñeca, y un golpe en el cuello... Poco después, siento el duro roce del suelo en mi trasero.

Emito un gemido de dolor, después un gruñido, y cuando escucho los vítores de victoria y celebración, una ráfaga iracunda.  Desde el suelo, observo a la momia regocijarse con su aquelarre de zorras. "Dime que estoy soñando... Te acaba de tumbar una humana vieja" La voz de Aeir me hace enloquecer de rabia; de un salto, me levanto y alzo un puño. Sin darle tiempo a prever mi movimiento, hundo los nudillos en su rostro arrugado, con toda la fuerza y la furia de la que puedo disponer.

Con sumo desprecio, miro a la mujer derribada desde arriba, mientras me crujo los nudillos de forma bastante sonora.

- No me importan los matriarcados, la próxima vez rezarás para que mi maldición carmesí no caiga sobre tu patético cadáver.

Escupo sobre el suelo junto a ella, y recojo mi cuchillo que ha acabado bajo una silla. Lo volteo entre mis dedos mientras miro a la mujer y retraso una pierma para propinarle una patada...

Sin embargo, uno de los guardias que se había acercado me toma de la muñeca y tira de mi con cierta brusquedad. Trato de desasirme, acompañando al movimiento con una mirada peligrosa. Gruño con fiereza, y grito una cadena de improperios e insultos atribuidos más al alcohol que a otra cosa y soy expulsada del local, poco después de que un segundo guardia ayude a su compañero y me arrebate la daga.

- ¡Suéltame, imbécil!-exijo una vez en el exterior, deshaciéndome de su agarre de un empujón.

- Será mejor que te llevemos a comisaria. Allí se te quitarán las ganas de amenazar a nadie.

- Ni hablar. Devuélveme mi cuchillo.

- Hey, Sato-dice el otro-. Deja que yo me ocupe de ella, tú sigue vigilando dentro.

¿Ocuparse de mí? Si, claro, y seguro que le saldrá bien esa tarea. Seguro qur podrá enfrentarse en igualdad de condiciones a una mujer entrenada y a su digimon. Le miro con desconfianza, mientras ambos hombres se miran de forma cómplice. El segundo finalmente asiente, le tiende el cuchillo a su compañero, y regresa adentro del bar nocturno.

- Lo diré solo una vez más. Devuélveme mi cuchillo-le repito, extendiendo una mano.

- Una tipa dura, ¿eh?-ahora que lo observo mejor, el humano es un hombre de mediana edad, con barba de una semana, y una cicatriz en una mejilla-. Ten, pero no lo uses para matar a nadie...-se lo arrebato de un manotazo-. Si quieres seguir bebiendo, hay un garito al final de esta calle.

- Bah...-bufo tras unos segundos de silencio-. Da igual, ya no me queda más dinero...

- Toma.

Miro al guarda, extrañada, y me quedo sin habla al ver que me tiende unos cuantos billetes. Con la mano dubitativa, acepto su "ayuda", y miro los billetes a la luz de una de las farolas para asegurarme de que no son falsos... Cuando verifico su autenticidad, me vuelvo y avanzo hacia el hombre, con un renovado interés.

- Gracias-susurro, en respuesta, con los ojos fijos en los suyos, y escasa distancia separando mi rostro del contrario. Inspiro hondo, entorno los párpados, y, con la mente embriagada, tuerzo la cabeza para sentir desde más cerca su aliento contra mis labios.

- De nada, encanto-responde él, en el mismo tono-. Cualquier cosa por un ángel caído del cielo.

Siento entonces el roce de su boca con la mía, pero, por alguna razón, no me produce satisfacción alguna el electrizante contacto entre lenguas. Me separo con brusquedad, movida por la palabra "ángel". No soy ninguno de esos emplumados, soy un demonio, lo llevo en la sangre y el corazón. En el alma.

Resoplo con fuerza, y dibujo una sonrisa. << Creo que he encontrado tu comida, mi amada Aeir >>le digo mentalmente. De un salto, me abalanzo sobre él, y de unos pocos movimientos lo inmovilizo por completo. Asomo la lengua por la punta de forma juguetona y, seguidamente, le golpeo la cabeza con la base del pomo de la daga. El humano cae inconsciente. Me levanto de encima suyo y tras dar una mirada en rededor para asegurarme de que nadie mira, arrastro el cuerpo por la calle, fingiendo estar llevando a un borracho cuando pasa algún transeúnte a mi lado.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Jue Mar 10, 2016 1:47 pm

La victoria de la señora no dura mucho, ya que la pelirroja se levanta para plantar un fuerte golpe en el rostro de la mujer, haciendo que ella caiga al suelo y le deja el ojo morado. Apenas cae, la señora empieza a retorcerse y a gemir de dolor, claramente ella está fingiendo, pero eso es suficiente para que los guardias se lleven a la pelirroja y llamen a la policía. Sin embargo antes de irse, la chica menciona algo que sorprende a la señora: "mi maldición carmesí" es una frase que la señora ya había escuchado ya hace muchos años atrás de una vieja amiga que curiosamente tiene ciertas similitudes con la pelirroja. -Interesante- Dice la señora con curiosidad mientras se levanta del suelo para verse en un pequeño espejo y aplicarse maquillaje para taparse el ojo morado. Mucha gente intenta ayudar a la señora, pero ella rechaza amablemente y entra al baño.

*******

Kenshi se levanta del suelo, corre hacia la sala principal de la cabaña en donde se encuentran tres soldados, el chico lanza su espada en hacia uno de ellos, haciéndolo caer al suelo, él luego se mueve rápidamente eludiendo los disparos para luego golpear a los otros dos soldados, dejándolo fuera de combate. Kenshi recupera su espada y sale de la casa para buscar más oponentes, pero apenas pone un pie fuera de la cabaña, el chico es acribillado por múltiples disparos con balas de goma. Kenshi intenta resistir el dolor y se lanza contra los soldados, los ataca a puños y con la espada de madera sin par, ellos responden con golpes, disparos y culatazos con sus armas. Funbeemon intenta defender a su Tamer, pero él es rápidamente reducido con redes y un puñado de Digimon que trabajan para DATS.

Entonces, la ciudad de Tokio pronto se ve llena de helicópteros, una gran cantidad de naves con el logo de DATS pasan volando por la ciudad y continúan su camino por el bosque de rodea el Monte Fuji y se detienen sobre la cabaña de Kenshi. Los refuerzos logran reducir rápidamente al chico, quien es golpeado repetidas veces y amarrado a un árbol para ser interrogado sobre la ubicación de chica pelirroja. -Buscamos a una chica pelirroja, sé que está contigo ¿Dónde está?- Dice el soldado. -No lo sé- Responde Kenshi quien se da cuenta que está en esta horrible situación por culpa de la chica pelirroja que intento ayudar pero que solo le ha traido desgracias. -¿Dónde está- Repite el soldado de DATS. -Esta en el bosque del suicidio, únete a ella- Responde efusivamente. -Ultima oportunidad… ¿Dónde está el experimento 26?- Dice el soldado. -La última vez que la vi… estaba en la concha de tu madre- Responde Kenshi quien a pesar de no saber el paradero exacto de la mujer, él puede deducir que debe estar en Tokio, él se cuestiona internamente que aún este protegiendo a la mujer que destruyo su casa… pero en este momento el solo puede pensar en su sonrisa y en los buenos momentos que ha pasado con ella. El soldado que lo interrogaba pierde la paciencia y golpea a Kenshi con la culata de su arma en la cabeza del chico, justo en la órbita del ojo izquierdo, el chico ve una explosión de sangre por ese ojo y eso es lo último que ve.  
-Busquen al objetivo en la cabaña y a los alrededores- Ordena uno de los soldados, a los cual el resto dejan a un lado a Kenshi y se dedican a revolver la cabaña, buscando escondites secretos o información de su objetivo, uno de los soldados incluso toma la antigua espada samurái de Kenshi y empieza a jugar con la reliquia junto a él para burlarse del prisionero. Kenshi está tuerto ahora, tiene muchas costillas rotas, tiene un brazo y una pierna rota, le aplastaron lo dedo de una mano y tiene una incontable cantidad de heridas y golpes en el cuerpo, el chico esta mareado, adolorido y lucha por mantenerse consiente… en su mente el recuerda esa noche de amor que paso con la chica pelirroja y se arrepiente de lo mal que la trato, quizás ella sea la responsable de la destrucción de su hogar y de su futura muerte… pero Kenshi se siente incapaz de odiar salvo a si mismo por fallar en proteger las cosas que el ama… su padre, la relación con su hermano, la espada de la familia, su Digimon y  a la misteriosa chica que se robó su corazón.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Vie Mar 11, 2016 4:54 am

La "luna eléctrica" ilumina todo el círculo dibujado previamente en la arena del parque. Su trazo es perfecto, si mal algo poco definido debido a la profundidad de la piscina de tierra, pero sirve en un momento como este. A la luz de la farola todo está preparado: los trazos, las cerillas encendidas rodeándolos, la daga ceremonial y... El tributo.

Sentada en el interior del círculo ceremonial, únicamente ataviada con los pantalones y el sujetador de cuero, recito una suave letanía, en voz muy baja, apenas audible, mientras mis ojos verdes observan al hombre arrodillado en el centro, atado de pies y manos con cuerdas, y amordazado con un trozo de tela. Tras él, Ráthalos, evolucionado en su etapa mega, Beelzebumon, vigila que no se mueva un milímetro, a pesar de que, debido al golpe producido hacía alrededor de media hora, el humano todavía se debe de encuentrar algo embobado.

Mis palabras de funden con la noche y con el viento, el cual sopla como una suave caricia en la piel. El ritual ya ha comenzado, el credo está siendo pronunciado, y el puñal está preparado. Veo balancearse al humano, que comienza a volver en sí, y mentalmente me obligo a acelerar mis palabras para concluir con la oración. Sin embargo, segundos antes de que mis labios concluyan, el tributo termina de despejarse, observando todo a su alrededor con una mueca de puro terror. Intenta gritar, pero su voz queda opacada por la mordaza, y Ráthalos tira de su pelo para descubrirle el cuello y amenazarle, con su afilada garra, con estarse calladito.

- Stop-digo con voz firme, antes de que haga ninguna tontería.

El motero digital entrecierra los ojos y suelta al humano ante mi mandato, retirándose y saliendo del círculo. Lentalmente, me acerco gateando a este último, y tomo con ambas manos su rostro barbudo, antes de sonreirle con tranquilidad y apartar la tela de sus labios. Sin darle tiempo a gritar ayuda, me fundo con él en un beso intenso y pasional, que se alarga por varios segundos. Con cierta satisfacción, noto al hombre entregarse al contacto, como si olvidara todo lo demás... Si es que me lo ponen muy fácil.

El tributo emite entonces un repentino gemido, e intenta separarse. Con la sonrisa aún implantada en mi rostro, le dejo hacer, para que vea de primera mano lo que ha ocurrido...

Del lado izquierdo de su pecho, sobresale la daga ceremonial, letal, directa al corazón. Con dedos hábiles, extraigo el arma de su cuerpo, y ante su atónita mirada, lamo la sangre que ha quedado en la hoja. Poco después, el hombre cae como peso muerto sobre la arena.

<< ¿Tanto te costaba hacerlo? >>pregunta Aeir en mi mente, al fin feliz por el sacrificio.

Inspiro hondo y sonrío. No, no costaba, pero antes estaba más pendiente en otra cosa, y con todo, el santo se me había ido al cielo. Me levanto, sientiéndome revitalizada, y con ayuda de Ráthalos comienzo a recoger todo el estropicio que hemos provocado... No es que me importe que lo sepan, pero un asesinato de ese calibre podría ser investigado concienzudamente, y no les sería difícil dar conmigo.

Pasan unos minutos hasta que conseguimos dejarlo todo como estaba. Ráthalos carga con el cadáver, y tras otorgarle las alas de su cambio de modo, le ordeno volar hasta Aigokahara a dejar el fiambre; con suerte, nadie prestará atención a un suicida más. Guardo mi daga y mi digivice, y me enfundo de nuevo la chaqueta de cuero. Mientras espero al digimon en un banco, me enciendo un cigarrillo, no obstante, no pasan ni diez segundos, cuando, de repente, escucho el aleteo de muchos helicópteros acercándose. Vuelvo la mirada, y rápidamente me escondo tras un árbol al notar que todos esos vehículos llevan el símbolo de DATS dibujado en su carrocería.

Pero ni siquiera se pasan a saludar. Todos esos helicópteros siguen de largo, como si no me hubieran visto, y sobrevuelan los edificios de Tokio en dirección a...

- Holy shit-susurro, helada, al percatarme.

- Zayyn...-la voz de Ráthalos a mi espalda me hace dar un brinco. Sin embargo, es demasiado tarde para darme cuenta de mi error. Mi puño se dispara hasta su mandíbula, con catastróficos resultados para mis nudillos.

- Auuch... No me des estos sustos, imbécil.

- Van a por él-hace notar el demonio, ignorando por completo el golpe.

- Sí.

- ¿Y no vas a hacer nada?-la respuesta es obvia. Sigo enfadada con ese capullo... Y tampoco es mi problema que DATS haya decidido darle caza a él también-. Creo que debes saber algo...-dice entonces el digimon, atrayendo mi completa y absoluta atención.






- ¿QUE HICISTE EL QUÉEEE POR QUÉEEE?-le grito furiosa, mientras viajamos en su motocicleta en dirección al bosque.

- Estabas muy triste, y pensé que quizás, si te alejabas de él y lo odiabas, mejorarías...-confiesa el digimon, con el rabo entre las piernas.

- ¡¿PERO TÚ ERES TONTO?! ¡¿QUÉ TE HIZO PENSAR TAL ESTUPIDEZ?-comienzo a propinarle puñetazos en la espalda, enrabietada, a sabiendas de que lo máximo que él sentirá, serán unas leves cosquillas.

- ¡Espera, déjame conducir! Cuando resolvamos todo esto, dejaré que te desahogues con mi forma rockie.

Chirrío los dientes, iracunda, pero me obligo a controlar mis impulsos. Con un gruñido, abrazo el torso de Ráthalos para sujetarme, y espero con ansias a que lleguemos. Nos internamos en el bosque, y tras breves instantes, decidimos detener a Behemoth y continuar andando para que no se escuche el rugido del motor. Poco a poco vamos oyendo el sonido de muchas personas hablando, asi como motores de vehículos y gruñidos salvajes... Nos asomamos tras unos arbustos, y entonces lo vemos.

Decenas de hombres de DATS se encuentran patrullando las cercanías. La casa del rubiales está completamente destrozada, pero no veo ninguna señal de él...

- Allí-susurra Ráthalos, adivinando lo que pensaba. Sigo la dirección de su mirada, y entonces entiendo por qué al principio me pareció desapercibido.

El rubiales se encuentra en un estado nefasto. Atado al tronco de un árbol, el chico presenta numerosas heridas, así como zonas amorotonadas... Y su rostro... Su rostro es irreconocible, pues ha sido decorado con cortes, golpes, y sangre, mucha sangre. Ante tal imagen de macabrismo, no puedo sino sentir un fuerte calor de rabia en el pecho. Yo misma he hecho cosas incluso peores, pero no voy a consentir que le toquen un sólo pelo más. Se lo debo, por todo lo que le he hecho pasar.

- Está muerto...

- No digas tonterías-gruño propinándole un puñetazo en el hombro-. No está muerto. De lo contrario, se habrían deshecho del cuerpo y habrían abandonado la zona...-hago una pausa, y añado, para aclarar-. Ellos me tienen como a un monstruo insensible, incapaz de sentir algo por nadie. Si no estoy allí, es que no voy a volver-desenfundo una de mis espadas-. Voy a matarlos a todos.

- ¡Espera!-exclama mi compañero, reteniéndome por el hombro-. No seas loca, son demasiados... No podremos hacer nada nosotros solos.

Lo miro por unos segundos, frunciendo el ceño, pero, lentamente, voy esbozando una tenue y astuta sonrisa.

- Por supuesto... Necesitamos un cebo.






Los soldados de DATS siguen patrullando. Algunos exploran el interior de la casa, otros vigilan el terreno de enrededor, y los últimos se divierten torturando un poco más al humano. Sin embargo, todos ellos dejan sus tareas correspondientes cuando, de la nada, un gato negro emerge desde las sombras y empieza a repartir golpes y patadas cual ninja, esquivando al mismo tiempo todo ataque que le es lanzado.

- ¡¡Atrapadlo!!-ordena el que parece ser el jefe de todos ellos.

Los hombres de DATS, incluídos aquellos que habían estado guardando al humano maltratado, corren en pos al felino oscuro al que tan fácil le resulta evadir los golpes, como una sombra escurridiza. Así, el secuestrado queda desprovisto de toda vigilancia. Lenta, muy lentamente, me deslizo hasta él, con el sigilo que siempre me ha caracterizado. Con mi cuchillo, le corto las correas que lo retienen, y regreso, cargando con él a mi espalda, tras los frondosos matorrales. Una vez en un lugar seguro, y esperando que Ráthalos pueda aguantar un poco más, tomo el rostro del japonés rubio entre mis manos. Me muerdo el labio, con el corazón en un puño, al examinar el estado de su ojo... Si no fuera por el férreo estómago que he desarrollado a lo largo de los años, hubiera sentido retortijones al ver la cantidad de daños que presenta.

- Tranquilo, te pondrás bien-susurro, casi con dulzura, acariciándole los cabellos-. Tendría que haberme ido antes, y nada de esto habría sucedido...

Me separo repentinamente, y con la parte afilada de mi daga, me hago un corte en la palma de la mano, activando, de esa forma, la evolución. Tras un tenue brillo oscuro que apenas se percibe por la negrura de la noche, acabo convertida en el demonio del viento. Aeirmon se muestra algo reticente a hacer lo que quiero, pero consigo convencerla con unas pocas palabras: << Ya te he alimentado. Ahora, hazme el favor, y comparte tu poder >> Cierro los ojos, abrazo el pecho del chico malherido, y susurro el "conjuro".

- Protection of Tanaris-a mi voz, se levanta una suave brisa que nos envuelve a ambos como si de un pequeño tornado se tratase. Las corrientes de aire se introducen en el cuerpo del muchacho, sanando, rápidamente, todas y cada una de sus heridas... Devolviéndole las fuerzas, la movilidad, y la vista.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Vie Mar 11, 2016 7:54 am

Ya apenas podía sentir dolor, sentía como lentamente me desvanecía, solo el miedo de lo que pasara una vez cierre el ojo me mantiene consiente, ya que se que una vez caiga dormido ya no despertare, dejando atrás una Gran cantidad de cabos sueltos... Como la rivalidad con mi hermano, no quiero que el me odie para siempre.
Cuando veo que se me acerca un soldado estupido blandiendo mi espada para agitarla frente a mi en señal de burla, lo único que puedo sentir al respecto es decepción, al haber fallado mi deber en proteger esa reliquia familiar que ahora esta en manos irresponsables. Y hablando de irresponsables, uno de mis mayores errores fue gritarle a la chica pelirroja, pero viendo lo que esta sucediendo ahora creo que es mejor que ella no estuviese aquí.

Apenas me doy cuenta de lo que ocurre, solo ver al soldado tirar mi espada al suelo para ponerse a correr, escucho un gran bullicio pero no se a que se debe. Un tiempo después siendo como las cuerdas que me atan al árbol se sueltan, provocando que caiga al suelo como una muñeca de trapo al no tener fuerza. Luego siento como alguien me levanta y empieza a llevarme sobre su espalda, al principio no se que esta ocurriendo, pero luego de ver una gran cantidad de cabellos rojos, se de quien se trata. -Regresaste...- Le digo a la chica entre gemidos de dolor. -Antes de morir... quiero disculparme, no debí decirte esas cosas...- Le digo a la chica antes de que ella me deposite en el suelo entre unos arbustos, la miro fijamente con mi único ojo bueno cuando ella toma mi rostro con sus manos, ella menciona unas palabras pero yo estoy mas concentrado en superar el dolor y acabar con mi disculpa. -De cierta forma... me alegro el haber dicho esas cosas... por que por eso no estuviste aquí durante el ataque... déjame pero por favor... salva a mi Digimon... salva a Plutón y entrégale mi espada a mi madre...- Digo antes de cerrar mi ojo, ya atados todos los cabos estoy listo para irme.
Siento como la chica me abraza, siento un agradable calor entre sus brazos al mismo tiempo que siento que mi cuerpo se entumece a medida que la vida me abandona, lo ultimo que creí que sentiría es una agradable brisa.

Pero para mi sorpresa sigo con vida y mas increíble aun es que recupero mis fuerzas y el dolor desaparece. Al abrir los ojos compruebo además que mi ojo destruido ha regresado y lo primero que veo es lo que aparenta ser la chica pelirroja pero con piel gris y ojos amarillos, los mismos ojos que vi en el bosque maldito. -Me has curado... gracias... eres la demonio dueña de mi alma- Le digo sonriente mientras toco la mejilla de la chica para luego besarla, a pesar de que me da un poco de miedo verla en esa forma. Ya con fuerzas me levanta del suelo, por unos instantes veo mi casa siendo destruida y los soldados persiguiendo algo, luego desvío la mirada para ver a la chica. -No dejare que esto se quede así... vamos a apalearlos- Digo mientras recojo un palo del suelo, un arma temporal, al mismo tiempo que sin darme cuenta mi digivice se activa en mi bolsillo y ahora me encuentro envuelto en partículas de Digisoul color dorado. Miro con ira a los soldados de DATS y camino hacia ellos para atacarlos. -Ahora es personal-


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Vie Mar 11, 2016 5:58 pm

- Shhh...-siseo junto al oido del chico para que no se moleste en decir nada, pues, a din cuentas, sigue algo malherido todavía-. No sé si te has dado cuenta, pero puedo valerme por mi misma...-me separo un poco de él, para clavar mis ojos en los suyos. A diferencia de la otra noche, ahora no veo ese mariz de terror en sus pupilas... Eso me alegra, y me molesta, en parte, pero es solo una preocupación menor. Con las dos garras, le rodeo por los hombros, hasta acercarme a él y fundir mis labios con los suyos, en el mismo momento en el que él lo hace. El contacto se mantiene por largos segundos, hasta que un grito de uno de los soldados me obliga a romper dicha unión... Con voz susurrante y entrecortada, añado-: Si me hubiera ido en cuento me recuperé, no habrías pasado por esto... No habríamos discutido, tu casa estaría intacta, y los de DATS no habrían regresado a por tí.

Me levanto del suelo, posando un pie sobre el césped, y miro en dirección a los grupos de agentes que han conseguido retener a Ráthalos mediante una cuerda muy parecida que usaron con la abejita del rubiales... Esbozo una tenue sonrisa, rozo mi dispositivo con una de las largas uñas, y permito que mi digisoul se transporte al digivice para permitirle, a mi gatuno compañero, un "pequeño" aumento de poder.

El gatito negro que arañaba las duras redes de chrome, de repente se ve aumentado en su tamaño. Un brillo lo rodea, y lentamente, empieza a tomar una forma un poco más humanizada... El demonio de la gula, con una salvaje sonrisa, se saca la red del hombro, y se arma con sus escopetas, disparando en el proceso a dos hombres que sucumben a sus mortíferas balas.

- It's my time...-susurro, saliendo de nuestro escondite-. Welcome to my crimson curse.

- ¡Ahí está!-chilla el líder, percatándose de mi presencia, y señalando mi ubicación con un dedo acusador-. ¡¡Cogedla!!

Amplío mi sonrisa, sabiendo que, al tener que defenderme, soy completamente libre de hacer con ellos lo que quiera. No me importa la brutalidad de mis actos, una pelea es una pelea, y como guerrera, voy a dar lo mejor de mí. Con una siniestra carcajada, acepto el primer desafío, impuesto por un megalogrowlmon que se impulsa hacia mí con sus cañones a punto. Din embargo, a pesar de su increíble tamaño, no me asusta. Los siento con poder inferior, de modo que no me será difícil deshacerme de él... Chasqueo los dedos de una mano, y ante mi llamada, junto a mí se materializa una figura idéntica al demonio de viento... Ambas nos miramos, y sujetando cada una un extremo de un látigo-corriente, corremos en dirección al megalogrowlmon, que acaba tropezando y golpeándose contra el suelo, creando un surco de tierra a su paso.

- Grrroooowwwrr...- el digimon intenta levantarse, pero antes de poder conseguirlo, yo ya me he subido a su espalda, y he hincado la garra en la máquina de su pecho, provocando un cortocircuito que deriva, por consiguiente, en una pequeña explosión... Pero la ráfaga no me alcanza, al haberme alejado de ella.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Sáb Mar 12, 2016 8:37 pm

Ambos salimos de muestro refugio en los arbustos, antes de ir a pelear, yo corro hacia el árbol en el que estaba amarrado para recuperar mi espada, me la coloco en la espalda con la correa en la funda y empuño mi rama para correr velozmente al conflicto.
La chica demonio concentra sus ataques en un Digimon enemigo que parece ser un dinosauro robot, mientras que el Digimon de la chica dispara a los soldados.
Yo corro hacia un grupo de soldados que rodean una camioneta donde están introduciendo a mi Digimon para llevárselo, pero me apresuro para golpear a uno de los soldados con la rama, esta se rompe contra la cabeza del soldado y mientras él está en el suelo yo recojo su arma y disparo las balas de goma contra los otros hombres. El ataque solo los hace retroceder un poco, por lo que uso el arma como un garrote para dejarlos fuera de combate.
Libero a mi Digimon de sus ataduras, lo abrazo rápidamente y luego tomo el Digivice en mi bolsillo para hacer que Funbeemon evolucione a Waspmon, quien rápidamente vuela a ras de suelo para embestir a los soldados que vuelan por los aires como pinos en un juego de bolos, para luego comenzar a atacar a atacar a varios Digimon de bajo nivel que venían con los soldados de DATS. Por mi parte, me dedico a golpear y disparar a todos los saldados que se me cruzan por encima.

La batalla se extiende y el número de enemigos no parece disminuir, cada cierto tiempo aparecen camionetas de las que descienden más soldados listos a combatir quienes esta vez traen Digimon de alto nivel. Una vez que acabamos con un grupo y uno nuevo aparece para reemplazarlos, yo me acerco a la chica demonio. -Son muchos, tenemos que irnos- Le digo agotado a la chica. -Plutón... crea una distracción- Le digo a mi Digimon, quien asiente para comenzar a cargar energía en el cañón en su abdomen, entonces el Digimon dispara contra la cabaña, provocando una gran explosión que levanta una cortina de polvo, fuego y humo.
Con el corazón destrozado veo la destrucción de mi hogar, pero no tengo tiempo que perder, me subo a la espalda de Waspmon y emprendemos el vuelo hacia Tokio, esperando que la chica se nos una.
Rápidamente llegamos a la gran ciudad y nos escondemos adentro de un edificio en construcción cerca del centro y ahí espero a que los helicópteros dejen de patrullar. -Espero que mis abejas estén bien...- Es lo único que atino a decir aun choqueado por la destrucción de mi hogar y del ataque de DATS en el que casi muero.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Mar Mar 15, 2016 8:25 am

Ensancho una sonrisa. Tras apartarme de un salto de la onda de expansión de la explosión, he aterrizado limpiamente junto a unos cadáveres que ha tumbado Ráthalos. El demonio continúa repartiendo balas, a diestro y siniestro, diezmando así, poco a poco, las fuerzas del DATS. Clavo mi mirada en un par de digimons que se acercan a mi compañero, y con siniestra satisfacción y orgullo, soy testigo de cómo él los elimina sin aparente esfuerzo. Sin embargo, algo más llama mi atención. Cuando vuelvo la mirada, descubro el cuerpo de un hombre arrastrándose hacia unos matorrales con el objetivo de salvar la vida. Me relamo de forma lasciva, y aún con la sonrisa, me acerco lentamente, a pasos lentos pero precisos, hasta llegar hasta él.

- ¿Tan pronto te vas?-le pregunto, haciendo que suelte un chillidito de terror-. Si todavía no ha empezado-coloco una de las patas a su espalda, y de un certero tajo, clavo las garras de raptor, hundiéndolas en su columna y resquebrajándola-LA FIESTA.

Me muerdo el labio inferior al escuchar su grito de agonía. Finalmente les estoy haciendo pagar por todo... No por lo mío, puesto que todos esos años encerrada, jamás podrían retribuirse de esa forma, sino por lo del rubiales... Han destruído su casa, han raptado a su compañero, y casi lo matan a golpes... Es algo que no puedo dejar impune.

Gruño con amplitud, al sentir el correteo de dos seres en mi dirección. Lentamente, me doy la vuelta, y cuando veo al angemon y al stingmon correr hacia mí, no puedo evitar soltar una carcajada de diversión. ¿Con sus patéticas fuerzas pretenden hacerme frente? Asomo la lengua, de forma juguetona, entre los colmillos, y acepto el duelo, el cual no dura más de dos segundos; tras volar el doble de rápido, acabo placándolos a ambos con mis brazos, como dos garfios azotadores que han enganchado sus cuellos con suma brutalidad.

Los dos cuerpos caen al suelo con un seco sonido que levanta hebras verdes en el aire. Posteriormente, para asegurar la muerte, la púa de mi cola se dispara a los pechos de ambos, como si fuera el picotazo de un escorpión. Certero, rápido, y letal. Inspiro para absorber los datos de ambos entes digitales, reclamo sus fuerzas como mías, como el trofeo por el que los he asesinado. Sin embargo, el grito furioso de un hombre me hace desviar la mirada a tiempo para ver a uno de esos agentes correr con un palo hacia mí. Cuando alza sus brazs para atacarme, sujeto con una garra el bate de madera y de un apretón, lo parto en dos. Las astillas vuelan por doquier, y a través de ellas, miro al humano, que finalmente parece haberse dado cuenta de la temeridad que ha hecho... PERO YA ES TARDE.

Lo agarro del cuello, y lo alzo unos centímetros del suelo. No espero a que diga nada, ni siquiera a que se arrepienta de haber formado parte de esa contienda. Solo necesito una leve presión para romperle el cuello, y pronto, escucho el característico crujir de los huesecillos. Con una leve carcajada, giro el cuerpo sin vida, y entierro la segunda garra entre sus omóplatos... Segundos después, de ella extraigo, en un desagradable mar de sangre, la larga espina de su espalda. Varios de los hombres que luchaban alrededor se quedan horrorizados ante la brutalidad de mi acción... Pero es lo que hay, ¿no? ¿Acaso no les habían avisado del tipo de persona tras la cual tenían que ir? Por algo acabé encerrada siete años en una celda de contención...

- Son muchos, tenemos que irnos-escucho gritar al rubiales cuando se acerca a mi lado.

- Qué oportuno-respondo yo, decepcionada por la rapidez con la que termina la diversión.

Sin embargo, cuando hace evolucionar a su compañero, enarbolo la columna y se la lanzo a un grupo de agentes que acaban de llegar en una camioneta, solo para acongojarles y ganar algo de tiempo. Seguidamente, me llevo dos dedos a los labios, y llamo, mediante un silbido, a Ráthalos, el cual acude rápidamente mientras recupera su etapa de novato. Atrapo su brazo cuando ya empiezo a agitar las alas, y me alzo en el aire para echar a volar tras el rubiales.

- Que os jodan, hijos de puta-siseo, sintiéndome más viva y libre que nunca.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Mar Mar 15, 2016 1:08 pm

Durante la batalla, me fije varias veces en como luchaba la chica demonio, sus movimientos me hipnotizan como de una danza se tratase, incluso dejo de lado mi desprecio por la muerte al verla bailar. De todos modos los soldados de DATS casi me matan a golpes y casi secuestran a mi Digimon, todo lo que les ocurre se lo merecen, es como si al verla despertara un antiguo instinto en mí que creía muerto y que data de la época que cursaba la secundaria. El baile de la muerte de la mujer llega a un clímax cuando ella asesina a dos Digimon para luego arrancarle la espina dorsal a un soldado, como si se tratara de un Fatality del videojuego Mortal Kombat, sin embargo tenemos que irnos ya que los enemigos no paran de llegar.

Huimos a Tokio y nos escondemos en un edificio en construcción cerca del centro, los Digimon regresan a una forma más pequeña y la chica regresa a ser "humana". Nos escondemos todos en una habitación lejos de las ventanas, pero aun así se pueden escuchar las aspas de los helicópteros que sobrevuelan la ciudad, La habitación en la que estamos es algo pequeña, los Digimon descansan en una esquina y nosotros estamos sentados sobre unas cajas esperando hasta ya no escuchar el sonido de las naves.
-Me sorprendió verte luchar de esa forma... parecía que estabas haciendo una hermosa danza sensual mientras matabas a todos esos desgraciados- Le digo a la chica mientras me siento a su lado. -Fue increíble como le arrancaste la columna a ese DATS... fue como en ese juego Mortal Kombat... se lo merecían... además... gracias por salvarme la vida... sé que me dijiste antes que debiste irte antes para que nada de esto sucediera... pero- Me interrumpo a mí mismo para tomar una mano de la chica y acariciarla delicadamente. -No me arrepiento de haberte conocido... pero si de lo que dije antes en la cabaña que hizo que te fueras...- Le digo a pesar de saber bien que ya se lo había dicho antes, realmente estaba arrepentido y profundamente agradecido de ella.

Me levanto de la caja para pararme a las espaldas de la pelirroja para comenzar a masajear sus hombros. -Sabes... mientras hacías tu danza de la muerte, recordé algo que paso hace mucho... despertaste un sentimiento que creía muerto... sabes, cuando estaba en la secundaria y a finales de primaria... yo era un Bancho, son los típicos matones japoneses que se visten de negro, quizás los viste en algún anime o películas- Hago una pequeña pausa para acariciar el cabello rojo de la chica. -Durante años me dedique a atormentar a los demás estudiantes con una espada de madera... quizás no lo sepas pero los Bancho son postulantes para entrar a los Yakuza, la mafia japonesa... y eso planeaba hacer junto con un grupo de cuatro amigos... de todos yo era el único capaz de usar la espada... las palizas que dábamos eran legendarias- Hago otra pausa pausa para continuar masajeando sus brazos y espalda. -Recuerdo una vez en la que nos enfrentamos a otros Banchos de otra escuela, mis amigos se adelantaron y fueron derrotados, los otros tipos eran gorilas... pero yo tenía mi espada de madera y los destroce uno por uno, les rompí las piernas, les tire los dientes y de seguro los deje infértiles con tantos golpes... la paliza continuo hasta que la espada se rompió... creí que jamás volvería a disfrutar ese, ¿cómo explicarlo?, éxtasis por la sangre- Susurro eso último en el oído de la chica antes de comenzar a morderle el cuello juguetonamente. -Fue mi padre quien me obligo a salir de ese camino... pero creo que no estaría de mal una recaída de vez en cuando- Le digo a la chica en el oído antes de poner una mano sobre su cabeza para obligarla a verme para así poder besarla en los labios.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Mar Mar 15, 2016 5:03 pm

Nos alejamos rápidamente del bosque, entrando en la ciudad a plena oscuridad de la noche. Por suerte, nadie en la urbe nos detecta, y podemos escondernos en un edificio de una zona en construcción. Una vez allí, aterrizamos en una habitación con ventanas sin cristales, y decidimos esperar a que las aspas de los helicópteros dejen de sonar. Con un suspiro, apoyo la espalda contra la pared y voy agachándome hasta quedar sentada sobre el suelo sucio. La evolución termina entonces, devolviéndome mi aspecto humano. Ráthalos se sienta a mi lado, agotado, y apoya su cabeza en mi brazo... Segundos después, cae profundamente dormido.

- Una noche larga...

Cierro los ojos y apoyo la frente en las rodillas, tratando de sobreponerme a todo el agotamiento... Llevo horas sin dormir y sin comer, y me he enfrentado a muchos enemigos allí al pie del monte. Por si no fuera poco, el chico ha perdido su casa, y seguramente su expediente esté ya en los archivos de DATS, como el de un criminal potencialmente peligroso... Todo por ayudarme a mí.

Levanto la mirada, cansada, para clavarla en la de él. A diferencia de lo que pensaba, el espectáculo que di hace unos minutos le gustó, no solo por la elegancia de los movimientos al eliminar a todos mis enemigos, sino también por la sangrienta forma de llevarlo a cabo. Me quedo unos segundos embobada, escuchándole, hasta que siento un leve sonrojo en mis mejillas... Desvío la mirada, y sonrío débilmente.

- No es nada... Te lo debía por todo lo que te he hecho pasar-sorprendentemente, es la primera vez que me preocupo por las repercusiones de mis acciones que puedan afectar a terceros. Al final va a ser verdad lo que dijo Ráthalos-. Me sorprendes... Pensaba que te iba a asustar... Solo recuerdo un momento en el que llegué a ese nivel de brutalidad... Fue agradable.

Me acomodo en el sitio, y comienzo a quitarme las botas para estar más cómoda con los pies desnudos; los tacones pueden ser maravillosos, pero cuando los llevas un día entero, matan a cualquiera. Cuando me veo los dedos sin cubrir, decido moverlos para desentumecerlos un poco. Sin embargo, algo me hace girar levemente el rostro. Las manos del rubiales se han posado sobre mis hombros, y antes de que pueda decir nada, comienzo a notar como los nudos empiezan a desaparecer bajo sus hábiles dedos. Dejo escapar un gemido de placer, y me pongo a mirar el techo con el gesto de un gatito.

Es entonces cuando el muchacho decide sincerarse, contándome una historia de cuando todavía era un adolescente de quince años. Le escucho en silencio, dejándole meterse en la piel de ese chico del pasado, y sonrío con cierta ironía cuando menciona que él solo, un tipo duro e intimidante, pudo cargarse a otros que lo habían desafiafo.

- Hubieras sido un gran mafioso-comento, con un deje de diversión-. A propósito... Lo que dije de mi etapa de quince años era cierto... Una lástima que me expulsaran.

Doy un prolongado suspiro, disfrutando de las caricias y los masajes del chico. En ese aspecto, y en muchos otros, soy como un gatito... Me pierden las caricias, hasta ahora no había sido consciente de cuánto, pero es bastante obvio que no puedo resistirme a ellas. Dejo escapar un suave ronroneo y...

Abro los ojos de golpe. Las palabras "éxtasis por la sangre" hacen que mis pupilas se dilaten, recordando el placer de la pelea. Ese susurro en mi oreja, junto al leve mordisco en el lóbulo, hacen que me vuelva hacia el chico y comience a besarlo con pasión, sujetando su rostro casi con brusquedad con mis manos, como si no quisiera dejarle huir. Clavo levemente las uñas en su piel, rindiéndome al deseo de tenerle frente a mí. Lo miro a los ojos, y no necesito que me hablen para saber que él mismo se encuentra en un estado similar.

<< Te está utilizando de nuevo, ¿no lo ves? >>azuza de repente Aeirmon en nuestra mente. Me detengo de golpe al procesar las palabras del demonio de viento, y me separo del chico, entrecerrando los párpados y escrutándolo atentamente. Con una honda inspiración, hago acopio de todo mi auto control y suelto su cara, distanciándome medio metro para no tener que continuar con la pantomima... "El amor no existe, Zayyn. Es solo una ilusión que acaba rompiéndose, tarde o temprano", me recuerdo a mi misma, examinando el estado ruinoso en el que se encuentran las murallas con las que trataba de proteger mi podrido corazón.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Miér Mar 16, 2016 5:49 pm

Me fundo en el beso con la chica, siento su deseo en cada beso y caricia mientras pongo mis brazos alrededor de ella. Pero el acto de pasión se ve interrumpido cuando la chica se separa repentinamente y se pone seria, como si intentara controlarse. Yo dejo de abrazar a la pelirroja y pongo mis manos sobre las de ella para tomarlas y alejarlas de mi cabeza, depositando así sus brazos sobre sus piernas. Luego me muevo de mi posición actual para sentarme al lado de la chica, comprendo que quizás ella aun este dolida por mis palabras y quiera llevar las cosas con más tranquilidad, pero al mismo tiempo lo único que se de esta chica es que no entiendo a esta chica, ella aun es un misterio a descifrar, a pesar de que ella me conto su historia, no logro comprender muchas de sus actitudes.
-Es tradición que los Yakuza se tatúen el cuerpo entero y eso es algo que no me gustaría tener... quizás uno o dos pero no quinientos... me gustan muchos tus tatuajes, sobre todo los de tus brazos, ese cráneo con la pluma me gusta mucho, siempre me gustaron los tatuajes americanos, se ven muy reales- Le digo a la chica mientras la toco delicadamente su antebrazo derecho donde tiene el tatuaje ya mencionado.

Me quedo mirando el cuerpo de la chica por un tiempo, observaba sus tatuajes, pero entonces me distrae el sonido de las aspas de un helicóptero que pasa volando muy cerca del edificio pero afortunadamente solo iban de paso. El sonido me tensa y apenas escucho que se aleja vuelvo a relajarme, pero inmediatamente me comienzo a enojar. -Malitos DATS... casi me matan a golpes... aun puedo sentirlo aunque ya no tenga las heridas... ya no confiaba en ellos porque uno de ellos intento robarse a Plutón mientras aún era un huevo...- Digo apretando los puños de ira. -Pero esto no se quedara así... me vengare de ellos, hoy no ni tampoco mañana... pero algún día cuando ellos menos se lo esperen y cuando sea más fuerte... me vengare, hare explotar su base entera- Digo ya pudiendo relajarme finalmente, luego me cruzo de brazos y cierro los ojos para evitar volver a enojarme. -Apenas los helicópteros dejen de transitar, ya se adonde podemos ir... claro, si es que aun quieres estar conmigo- Le digo a la chica y espero su respuesta y espero que ella me diga que si.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Vie Mar 18, 2016 5:38 am

Es difícil explicar cómo me siento. Por un lado, siento algo muy intenso por ese humano, algo que hace que cada vez que lo mire a los ojos me de un vuelco el corazón y se me corte la respiración. Tan solo el estar a su lado provoca en mí un mar de reacciones que consigo, en mayor medida, disimular, como el tamborileo de los dedos, las sonrisas involuntarias, o los suspiros ahogados. Sin embargo, todo ello tiene una consecuencia. Al igual que me hace sentir extraña pero llena y revitalizada, también consigue hacer que me odie a mi misma. Por haber caído en tan pegajosa trampa, por desatender mis obligación ccom Aeir, y por dejar a un lado la venganza más ansiada de todas... La destrucción y desaparición de DATS.

Los colores de los ojos de ambos se encuentran de repente. Verde y azul, casi fundiéndose como si de metsl ante la lava se tratase. Como mantequilla en el microondas. Como chocolate al fuego lento. Un contacto tan dulce, pero tan amargo al mismo tiempo, que algo así debería estar prohibido. Desvío la mirada, atenta al examen al que somete, el rubiales, a mi antebrazo derecho, en donde hace años plasmé el dibujo de una pluma coloreada, ocultando lo que sería un cráneo humano. Recuerdo bien por qué me lo hice; ese tatuaje es de los pocos con un mínimo de significado sentimental para mí, pues si bien las espinas del costado me las hice con catorce años sin permiso, por pura rebeldía, el del brazo fue por mi amor a mi propia libertad, aquella con la que nací y que tanto quisieron mis padres erradicar. Para ellos no fui una persona, ni siquiera fui una hija. Zayyn no existía, sólo era el Experimento Z, el arma perfecta.

- Simboliza la libertad que me quisieron arrebatar. La pluma es mi tendencia a hacer siempre lo que quiero; la calavera, el futuro de quienes traten de impedírmelo.

Por un momento, se me ocurre también hablarle del que tengo en la espalda, pero antes de poder formular palabra, a ambos nos llega el sonido de las aspas de un helicóptero volando cerca. Siseo con furia, y me llevo inconscientemente una mano a una de mis espadas. Sin embargo, al ver el enfado del japonés, me sorprendo y dejo el brazo en el aire. Puedo percibir con facilidad la ira del muchacho, un sentimiento de odio demasiado profundo como para pertenecer al chico que conocí... Realmente los odia.

- Yo también clamo venganza-susurro, clavando una mirada de odio asesino a la pared de enfrente-. Y no descansaré hasta obtenerla.

Levanto la barbilla para mirarle fijamente, como si con ello quisiera decirle algo. Él quiere verlos enterrados, yo también... ¿Qué mal puede hacernos unir fuerzas para destruirlos? Mientras más lo pienso, más me gusta la idea. Soy una asesina profesional, pero aún así, no soy tan poderosa como para hacer desaparecer a DATS yo sola, necesito ayuda, y sé de buena mano que él, el rubiales, me la puede dar.

Sonrío levemente hacia un lado, y al acercarme a su lado, deposito un breve beso en sus labios, enterrando una mano entre sus trigosos cabellos.

- Los destruiremos-le aseguro-. Lo juro, aunque sea lo último que haga.

Me separo de nuevo, notando que las aspas de helicóptero han dejado de sonar cerca. Me asomo un poco a la ventana, y tras asegurarme de que no nos han detectado, introduzco a Impmon en el digivice y tiro de la muñeca del humano para buscar unas escaleras y salir de allí.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Kenshi Haibu el Lun Mar 21, 2016 5:46 am

El corazón de Kenshi se acelera apenas la chica le habla para confirmar su odio mutuo a aquella organización que la ha hecho sufrir desde hace mucho y que casi mata al rubio. Ambos se miran directamente a los ojos, profundamente enamorados, la chica aún tiene dudas pero el chico ya está totalmente convencido y aquel breve beso que se dan es confirmación suficiente para Kenshi, a pesar de que él puede ver las dudas en la mirada de la pelirroja.

-Acabaremos con ellos... juntos-

Dice el chico quien tiene coloca sus brazos alrededor de la cintura de la pelirroja, ambos comparten una sonrisa acompañada de una profunda mirada de amor. Sin embargo y para mucho pesar para el chico rubio, el intercambio no se extiende mas ya que la chica se separa para comprobar si los helicópteros se habían marchado.
Las naves de D.A.T.S. transitan solo por un par de minutos más antes de retirarse de los cielos de Tokio al recibir la orden de desistir la búsqueda.

Cuando ya no hay peligro en el cielo y apenas la chica comienza a prepararse para salir del escondite, Kenshi hace lo mismo agarrando a su Digimon para colocárselo en la espalda, pasando dos de sus brazos por encima de los hombros para emular una mochila, esta charada se le acaba de ocurrir al chico rubio al darse cuenta de que, aunque sea de noche, él no puede ir por las calles junto a un insecto gigante. Afortunadamente esto es Japón, el hogar de las excentricidades y una mochilas con la forma de abeja gigante pasa por algo totalmente normal, además el Digimon se encuentra dormido, así que el chico n tiene que preocuparse por si el insecto digital realiza un movimiento indeseado.

-Tengo una idea de donde podemos escondernos ahora- Comienza a decirle a la pelirroja. -Podríamos ir a la casa de mi madre, al dojo de mi familia-

Kenshi titubea al decir esas palabras, él sabe que no es bienvenido en su hogar, pero tiempos desesperados significan medidas desesperadas.

Ambos jóvenes caminan por las calles vacías de Tokio hasta llegar a un barrio de un aspecto mas tradicional, como si hubiesen hecho un viaje al pasado de Japón. El chico se detiene frente al segundo edificio más grande de ese barrio, siendo el primero un templo. El edificio tiene un gran letrero sobre la entrada que dice "Dojo Haibu" y grabado en la tabla de madera hay un símbolo que constituye de tres hexágonos, el del centro tiene una abeja en su interior y los laterales tienen una flor de loto.

-Hogar dulce hogar- Dice el chico antes de cruzar la entrada.

Ambos transitan por un gran patio delantero lleno de flores y con un pequeño estanque con peces koi. El dojo en si es un edificio de unos cinco pisos, con muchos adornos y de una hermosa arquitectura tradicional.

-Espérame aquí, debo hablar con mi madre antes- Dice el chico antes de que ambos lleguen a la entrada principal.

El chico se adelanta y toca una campana, él no tiene que esperar mucho una respuesta, ya que muy pronto una mujer desliza la puerta y se lanza sobre Kenshi para abrazarlo. La mujer resulta ser la madre de Kenshi, la misma mujer que estaba en la despedida de soltera en el bar y tras la pelea se fue a casa antes de que acabara la fiesta.

-Madre, necesito regresar... la cabaña... se quemó- Comienza a decir el chico, sin embargo su madre lo interrumpe.
-No digas nada más querido, yo me ocupare de Yamato- Le dice la mujer.
-Por cierto madre... tengo compañía- Dice el chico desviando la mirada hacia la pelirroja.

La mujer mira maliciosamente a la pelirroja con la que ya se había encontrado antes, ella camina hacia la chica quien fue testigo de toda la escena.

-Bienvenida querida- Dice la mujer antes de abraza a la pelirroja. -Sin resentimientos- Le susurra al oído a la chica, para luego separarse y hacer un ademan con la mano indicándole a la chica que puede pasar al interior de la casa.


-Hablar-
-FunBeemon-
-Ryudamon-
-Narrar-
-Pensar-
-NPC-


avatar
Admin Junior
Ver perfil de usuario
Platinum Tamer


Nada


Edad PJ :
21

Edad User :
22

Digienergia :
2843

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :
-Digivice Burst
-Espada Suchīrusutingu

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Zayyn el Miér Mar 23, 2016 6:31 am

En cuestión de segundos salimos del edificio en construcción y nos infiltramos entre la gente que ha madrugado para acudir a sus respectivos puestos de trabajo. El rubiales tira de mí, sujetando la mano, por las calles de Tokio hasta un barrio silencioso y muy... peculiar. Lo primero que noto de esa zona de la ciudad, es que tienen un sentido muy profundo de lo tradicional, pues ha sido pisar la primera baldosa, y sentirme como en las antiguas épocas en las que los samuráis abundaban por las tierras niponas. La época de los señores feudales.

- ¿Vives aquí?-pregunto sorprendida y admirada por la belleza de la arquitectura antigua.

Sin embargo, antes de que pueda responderme, el chico se detiene frente a un enorme edificio, cercado por unos muros tradicionales de caña. Alzo la mirada y mentalmente traduzco el letrero con kanjis que cuelga del arco de entrada.

- Dojo... Haibu...-musito, entrecerrando los ojos. ¿En dónde he escuchado ese nombre antes? Se me hace terriblemente cercano ese nombre, pero no consigo ubicar el momento en el que lo he oído... ¿En dónde he escuchado ese nombre antes?

No tardo en averiguarlo. El rubiales menciona algo sobre una madre, y se aleja unos metros para llamar a la puerta. Segundos después, una mujer de mediana edad, rubia y sonriente, recibe al chico con un poderoso abrazo cariñoso...

- Well... Shit-susurro con rostro aparentemente sereno, mientras me muerdo el labio superior.

Fantástico. La mujer a la que tumbé en el bar medio borracha resulta ser la progenitora del hombre del cual he acabado profundamente enamorada. No sé si el mundo es demasiado pequeño, o si el universo ha decidido castigarme con eso a lo que algunos llaman "karma". Con una sonrisa claramente forzosa y fingida, saludo moviendo la cabeza a la señora cuando esta, acompañada del muchacho, se acerca a recibirme.

- Bienvenida, querida-saluda la mujer, abrazándome de la misma forma que a su hijo momentos antes. Después, convencida de ser yo la única capaz de escucharla, susurra-: Sin resentimientos.

- Gracias...-respondo con un hilo de voz, tratando de hacer como que no conozco de nada a esa vieja, y que, por supuesto, no la he golpeado en ningún momento.


Zayyn
Aeirmon
Ráthalos
Rukriel
Coral

Cosicas:



avatar
Admin
Ver perfil de usuario https://www.flickr.com/photos/126775221@N05/
Platinum Tamer


Death Knights


Edad PJ :
22

Edad User :
24

Digienergia :
4899

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Armadura de Batalla
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :


Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo conocí a tu madre

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.