Últimos temas
» Lost Soul [Élite]
Mar Oct 11, 2016 10:39 pm por Invitado

» — Determination { UNDERTALE Rol }
Sáb Oct 01, 2016 2:54 pm por Invitado

» Un Frio Regreso
Sáb Sep 24, 2016 3:59 pm por Vice

» busco rol
Lun Sep 12, 2016 11:43 am por yer noligma

» Ficha oscura de Yer Noligma
Jue Sep 01, 2016 3:39 am por yer noligma

» Registro de Avatar
Jue Sep 01, 2016 3:13 am por yer noligma

» ausencia sombría- regreso del olvido
Miér Ago 31, 2016 7:25 am por Zayyn

» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:24 am por Invitado

» ;Dile una mentira al de arriba.
Miér Ago 24, 2016 1:56 am por yer noligma

» Registro de Lux
Sáb Ago 06, 2016 2:19 pm por Zayyn

» La Pluma y la Ficción [Afiliación - Normal]
Vie Jul 29, 2016 4:58 am por Zayyn

» He vuelto a la Tierra
Jue Jul 28, 2016 3:10 pm por Johno Battonage

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Mar Jul 26, 2016 3:56 am por Zayyn

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 3:21 am por Zayyn

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 00 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.

» Imágenes de categorías y temas creadas por el Staff de Mundo Digimon Rol, estilo originalmente extraido del perfecto trabajo de Neeve en Hardrock colores, fuentes, encabezado, fondos y cabeceras modificados por el staff de Mundo Digimon rol a manos de Yuri Voltaire. Todos los derechos del foro quedan en manos del Staff de MDR, así como su sistema de personajes y tramas 100% creación propia de esta comunidad.

»Agradecimiento especial a todos los artistas de DeviantArt por su gran trabajo creativo, dando lugar a algunas de las imágenes que han sido trucadas o casi enteramente modificadas para el nacimiento del estilo visual.

Sigurd (Siegfried) Fenris

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sigurd (Siegfried) Fenris

Mensaje por Fenris el Mar Jul 14, 2015 9:12 pm


Nombre:  Sigurd (Siegfried) Fenris

Edad: Desconocida (Aparenta 20 o mas)

Genero: Hombre

Rango: Soul-Hybrid

Forma Base: Humana

Objeto evolutivo: Su Brazalete "Nordri".

Personalidad Humana:  De apariencia frío y calculador, es un ser que se deja llevar mas de lo debido por sus emociones, si bien procurará exteriorizarlas lo menos posible, siendo únicamente delatado por el color de sus ojos. Odia que nadie intente controlarle o dirigirlo, así como las expresiones de "maldad pura" o lo que el considera como tal. Cree en la pena de muerte y la aplica como verdugo cuando considera que su propio juicio así lo solicita. Adora las cosas bellas como si fueran personas u objetos traídos a la tierra por los mismísimos dioses, y aunque ello no le impedirá ajusticiar la "maldad" de los mismos, causará una primera buena impresión a sus ojos.

Fue criado como un demonio, como un ser que traería la destrucción y educado para manejar a aquellos a su alrededor, algo que le resulta completamente repulsivo.... Hay otro momento en que podría sonreír, si alguien le generara dicho sentimiento o deseo, pero es "prácticamente imposible". Una vez acoge a alguien bajo su ala, pese a ser algo difícil de ocurrir, es increíblemente protector e incluso celoso, pese a todo nunca mostrará ira o disgusto al "objeto" de su protección, si bien a aquellos que mancillen la imagen del mismo les faltarán segundos para proteger su cuello...

Personalidad Digimon: Frío, aspero, ácido y mordaz... Aprovecha casi cualquier oportunidad para recordarle a Siegfried que está encadenado a su cuerpo y que algún día se liberará, pese a que en realidad no tiene interés en ello y aceptó por cuenta propia formar parte de dicha unión. Generalmente mordaz sus palabras siempre están cargadas de veneno, pese a lo cual sabe cuando ser noble si la situación se muestra favorable. Adora los retos y combates por encima de cualquier otra cosa, y por norma general cuando no se haya en ninguna de estas situaciones "Duerme" en el interior del humano, esperando a algo que le reclame atención, siendo extremadamente perezoso cuando el reto no tiene nivel para el. Al igual que el humano muestra aprecio por las cosas bellas, el lobo lo hace por aquello que aparenta fuerza y poderío. De encontrarse una combinación de ambas, el interés del ser completo está garantizado.

Cuando toma el control, mostrando su aspecto encarnado, mostrará un gran deseo de sangre, que siempre mantendrá controlado con la frialdad en combate que humano y digimon comparten. No dudará en jugar cruelmente con su oponente si lo considera inferior, pero de ser un reto digno podría incluso llegar a perdonarle la vida solo para "Poder jugar de nuevo otro día" aunque no sin antes dejar su cuerpo marcado de alguna manera para ser recordado. Siente respeto ante la figura femenina, pues las únicas mujeres con las que convivió por siglos fueron sacerdotisas y llegó a respetarlas profundamente, de modo que ante estas se comportará con algo mas de caballerosidad... Lo que no implica que las arranque medio cuerpo de un mordisco si se convierten en sus enemigas, pero generalmente sin burlarse de ellas en ningún momento, o incluso elogiándolas antes de terminar con su vida.

Apariencia Humana: Cabello largo que le cae hasta prácticamente la cintura, de color blanco platino, semejante a la nieve de invierno. Ojos Ambarinos que según el reflejo de la luz y su propio estado mental muestran ápices azul celeste hasta convertirse por completo en estos(Tranquilidad, relajación, aprecio), o de rojo carmesí (Ira, furia, sed de sangre). Rostro prácticamente perfecto, con lineas finas y afiladas en los bordes, línea de los ojos afilada, que contrasta con sus curiosas orejas ligeramente puntiagudas y pupilas ocasionalmente afiladas. Cuerpo completamente curtido tras mas de una década de intensos entrenamientos, que en estado normal le harían ser igual a los mejores luchadores humanos, potenciado por su unión con Mækir. Manos finas y alargadas, terminadas en unas uñas algo largas para un hombre, y claramente "afiladas".

Suele ir vestido con ropas claras y en ocasiones coloridas, de corte clásico que mezcla detalles japoneses (Algo parecido a un kimono de kendo por sus maestros) con cortes nórdicos como pieles y algún fragmento de armadura, manteniendo siempre una elegancia innata. Al retirarse el kimono, bajo el mismo solo lleva un chaleco ceñido de cuero, abierto por el pecho, contrastando con múltiples marcas y tatuajes nórdicos que relatan desde el ragnarock al encierro de fenrir en forma de runas y dibujos artísticos tribales que siguen a la perfección la forma de su cuerpo, en un tono blanco ligeramente azulado. Desde su espalda surgen otros tatuajes y estos no terminan en su cintura, llegando algunos hasta sus tobillos, estos están hechos con una técnica milenaria japonesa utilizada por muchos Yakuza, que hace que solo sean visibles cuando su sangre empieza a circular con mas fuerza (Emocionado o en combate), el tatuaje mas elaborado, es una imponente figura del lobo Fenrir a su espalda. Tiene varias cicatrices en el pecho, brazos y piernas, pero nunca ha sido herido por la espalda.

Gustos:

  • Las valadas y trovas épicas (Y tocarlas)
  • Las noches con luna, en especial con luna roja.
  • El silencio, cuando los demás solo emiten ruidos sin sentido.
  • Las batallas igualadas o que le suponen un reto.
  • Un contendiente honorable.
  • Los retos en general.


Disgustos:

  • La cobardía.
  • Falta de estética.
  • Lugares en los cuales hace demasiado calor (Se desviste de cintura para arriba sin dudarlo, su alma Digimon es artica)
  • Aquellos que no saben cuando guardar silencio.
  • Los lugares nevados en la soledad.
  • Las cosas en extremo dulces.


Poderes en Forma Humana:

ϡ Ojos de Lobo: Siegfried ha aprendido a canalizar parte de las habilidades persuasoras de Mækir a través de sus propios ojos. Mientras mantenga contacto visual con una persona, sus palabras logran un potencial de convicción que le facilitará cualquier intento de seducir, amenazar, tranquilizar, alterar u otras acciones verbales a aquel que mantenga su mirada. Habilidad basada en la sugestión mental, no es algún tipo de hipnosis inevitable o magia, por lo que la victima no deberá seguir orden alguna contra su voluntad, solo sentirá sus emociones con respecto a lo dicho mucho mas disparadas de lo normal.

Forma Digimon:  Mækirmon

Datos Digimon:
Mækirmon



Nivel: Sin nivel
Familia: Virus Buster
Tipo: Bestia de Hel
Atributo: Desconocido
Descripción: Digimon casi extinto, único en su especie, un lobo legendario de gran tamaño. Mide quince pies de largo y cinco de altura, Mandíbulas de gran fuerza, con colmillos capaces de resistir el mas duro acero. Es gracias a ello que es capaz de portar su gran espada con facilidad entre los dientes, blandiéndola sin misericordia contra sus enemigos. Su espada, un mandoble gigantesco con runas brillantes, es parte de su alma, llevando por ello el nombre de Sverð; Está forjada ce Crome Digizoid y vinculada al Digimon de tal manera que acudirá volando al llamarla y no le pesará nada al gran lobo gris. La mayor característica de Mækirmon pese a su engañoso tamaño es su velocidad, que aumenta mas a cada nueva progresión de nivel, siendo equiparable a la de aquellos mas rápidos de cada nivel.

Ataques:
ϡ Paseo Celestial:  Mas que un ataque es la habilidad principal de Mækirmon. Como una criatura espiritual movida por hilos invisibles, el lobo es capaz de moverse con cautela o su característica velocidad por cualquier tipo de superficie como si se tratara de un material sólido y el no pesara nada; Agua, nubes, hojas en el aire... Mientras se mantenga en movimiento continuo podrá incluso correr por el aire, como si de una bestia alada se tratara, aunque en este último caso caerá de dejar de correr.

ϡ Sverð Hou: Como arma vinculada a su alma que es su mandoble Sverð, podrá lanzar este con la facilidad de quien lanza una pluma pese a su peso, pudiendo llamarlo de vuelta a sus mandíbulas con solo aullar su nombre y atacar con el mismo como si fuera una extensión de su propio cuerpo.

ϡ Hijo del Embaucador: Usando una perfecta mezcla de su voz y ojos, es capaz de poner bajo su voluntad a seres mas débiles que el como si de un hechizo se tratara, o hacerles caer en complejos engaños sobre lo que les rodea, aliados que son enemigos, confianza, temor, servidumbre... Los seres débiles de espíritu caerán sin poder evitarlo en su hechizo. Se dice que esta habilidad fue heredada del Digimon que le dio gran parte de sus datos, su "padre". (Habilidad de control; solo afecta a PNJs salvo previa autorización de PJs)

ϡ Corriente de Hela: Cuando no porta a Sverð  entre sus dientes, Mækirmon puede rugir o aullar con gran fuerza, generando desde su boca una corriente gélida que como una ventisca congela todo aquello que alcanza.

ϡ Aullido del Ragnarok: Habilidad definitiva de Mækirmon. Precedido de un aullido que hace vibrar incluso el aire a su alrededor la espada Sverð estalla en miles de afiladas cuchillas, mientras la tierra se congela... Entonces Mækirmon, precedido por el eco del aullido asalta a su oponente rodeado de todo el hielo y acero generado en un ataque que concentra todo el poder del Digimon en un solo movimiento que le hace desaparecer de la vista, para eliminar a su oponente de un último ataque, apareciendo tras ello varios metros a su espalda... Una vez ejecutado el movimiento Mækirmon pierde todo su poder, pasando a dormir por toda una semana.

Creación Digimon: http://mundodigimonrol.foroes.org/t6350-byo-maekirmon (Quitandole lo Byo)
Creación Ataques: http://mundodigimonrol.foroes.org/t6765-habilidades-fenris-maekirmon#120410

Objetos Comunes:

Nordri:


Descripción: Guantelete de acero Damasquino, forjado en las tierras del sol naciente con técnicas del armamento de la misma, juntando así las dos técnicas mas precisas en la forja de Acero. Tiene una fila tela que hace las veces de guante, manteniendo todas las piezas perfectamente anexadas al brazo de su usuario y permitiendo no perder ni un solo centímetro de movilidad. Su resistencia es la mas alta que puede ser encontrada en el mundo humano, gracias a la combinación de metal y técnica. No es un arma ofensiva, si no un guantelete defensivo sin ninguna clase de poder especial. Forjado por uno de los últimos maestros Japoneses supervivientes, con acero Nórdico tratado por el método Damasquino.

Características:

  • Guantelete forjado por Múltiples piezas de Acero Damasquino ultraligero, creadas a medida.

  • Guante extrafino de gran elesticidad, resistencia y transpiración creado para sujetar las piezas al brazo.

  • Detalles florales invernales fusionados a lo largo de el guantelete.


  • Largo: 65cm//70 equipado
  • Ancho: 7 a 15 cm.
  • Grosor: De 25 a 50 cm de circunferencia.
  • Peso: 2 Kilogramos


Icono:

Sköll  & Hati:


Descripción:Pareja de espadas hermanas nacidas de la misma forja y curtidas por la misma mano y fórmula. Son una Uchigatana y una Wakizashi creadas para su uso eficaz tanto al mismo tiempo como por separado. Decoradas con dibujos que mezclan la cultura Nórdica y Japonesa, con acero piel y madera de la mejor calidad. No son armas decorativas, de ahí su ausencia de ostentosidad fuera de ligeros detalles en la vaina o la empuñadura, son armas creadas para un "demonio" y las tareas realizadas por el mismo.

Características:


  • Uchigatana & Wakizashi de corte clásico con detalles de fuegos fátuos tribales.

  • Acero nórdico forjado con la fórmula Damasquina por un herrero Japones.

  • Vaina y mango formados de madera de calidad con detalles metálicos, reforzada internamente.


  • Largo: 100//70 cm
  • Ancho: 4 // 3 cm
  • Grosor: 0,7cm
  • Peso: 1,2 /0,8 Kilogramos


Icono:

Jörmungandrs:


Descripción: Anillos con detalles de serpientes, de oro y acero respectivamente, en cuya cabeza hay incrustados un rubí de sangre y una esmeralda. Es el sello familiar del clan al cual pertenece Fenris, heredados por parte de su padre cuando este consideró que su hijo estaba preparado para portarlos, digno de su linaje. Su significado varía de uno a otro, implicando en uno el de un vínculo profundo mas allá del común, el del destino aferrado por varios siglos y en el otro el de un guerrero que nunca cederá hasta que la última batalla le lleve consigo. Cada uno esta creado para ser portado en una mano distinta.

Características:

  • Diámetro: Ajustable (la cabeza no está soldada con la cola)
  • Ancho: 0,5 a 1 cm (ambos)
  • Largo: 8 cm (Ambos)
  • Peso: 0,10 kg (Oro) // 0,08 kg (Acero)




Información adicional:

  • Tiene un extraño tono de voz, ligeramente rasgado como si de un aullido se tratara, y suave como la seda.
  • Experto en combate tras años y anos de enfrentamientos, sabe luchar con las manos desnudas o sus espadas.
  • Capaz de manejar una espada como si fuera la propia extensión de su cuerpo.
  • Los animales por norma general se muestran amigables con el, cautelosos si está enfadado, al percibir el alma de Fenris.
  • Generalmente desprende un aroma que mezcla la flor de loto con una nevada reciente.


Trasfondo

Historia Sigurd Fenris:
Aún puedo recordar los viejos tiempos como si hubieran pasado tan solo hace una simple década. Cuando todo era más sencillo, más primitivo… Yo era el Rey de los míos, su máximo soberano. Solo tenía que aullar al cielo y me seguían hasta el infierno para librar mi siguiente batalla, aunque fueran malheridos o murieran, por que como ya he dicho todo era mucho más sencillo, devorar o ser devorado, consumir a otros aumentando tu poder con sus datos recorriéndote por dentro, y descansar a la espera de otro combate, a la espera de la que sería esa batalla final en la que sucumbirías ante un enemigo más poderoso que tú para pasar a formar parte de sus datos y continuar la batalla en su interior, eternamente, un ciclo infinito… ¿¡Qué hice para merecerme el no morir en combate!? Nunca perdonaré a esas sucias bestias sin honor…

Algunos de mis más firmes enemigos me citaron en tregua para un dialogo, una festividad… Si hay dos cosas que respetábamos antaño eran la guerra y la palabra de un guerrero cuando te ofrecía su techo, pues romperla era un deshonor que implicaba la muerte. Al llegar todo estaba en perfectas condiciones, hablamos, comimos, bebimos y reímos recordando a aquellos de nuestros amigos más cercanos que habían logrado morir en digno combate, y entonces llegó el tiempo de los juegos; Danza de escudos, la carrera de los intrépidos… Y el encadenamiento, el juego en el que era completamente imbatible. Uno a uno nos fuimos atando con distintos materiales, rompimos las cuerdas, rompimos los metales blandos, algunos no pudieron romper los metales duros, y al final solo quedé yo… Y ese maldito cordel.

Se suponía que sería una mera ceremonia, la rotura del ultimo material para el único que quedaba, pero por supuesto algo me olía a encerrona, así que hice lo que cualquiera haría para comprobar que no estaban faltando a su honor, ellos me atarían, pero a cambio uno debería estar entre mis mandíbulas hasta que me liberara. Ninguno parecía querer aceptar, eso no hizo más que reforzar mis dudas ¿Por qué retroceder ante una mera ceremonia? Pero entonces el avanzó, el mejor guerrero de todos los presentes a parte de mi, y sin dudarlo un instante, colocó su mejor brazo entre mis dientes. Sin dudar de su honor, acepté el último juego... Y perdí.

Traté de revolverme, de agitarme, pero no había manera de romper ese cordel ¡Magia! ¡Esos bastardos me habían atado con magia! Todos ellos reían viendo como había caído en la trampa, como su rival mas peligroso ya no podría enfrentarles… Todos menos el guerrero que aún tenía su brazo en el interior de mi boca abierta. Al final, tras comprender que no podría escapar, le miré con cólera, y el sencillamente asintió antes de cerrar los ojos… Y así el único ser que aún mantenía algo de su honor perdió el brazo de un solo bocado.

Tras ello todo es borroso, demasiado tiempo atado hace que uno pierda el sentido del tiempo. Solo logro recordar que tiempo después aquel guerrero volvió, herido y moribundo extrajo su espada e intentó cortar el cordel, supongo que para limpiar su honor. Por supuesto este no cedió… Así que en su lugar clavó la espada en el suelo y sacrificando sus últimas energías hizo algo que en aquel momento no entendí, arrancando mi alma del cautiverio al que la oprimía mi carno y sellándola en su espada con ayuda de la magia que ya rodeaba mi cuerpo, para luego mandar el arma a través de las dimensiones… Ahí lo vi, la razón por la que estaba herido. Nuestro Dios Igdrasill había enloquecido y comenzado un exterminio de todos los nuestros “Para hacernos evolucionar” según creí entender antes de desaparecer de ese plano, literalmente. Sabiendo que en mi condición no podría dar combate digno a Dios y morir como un guerrero, el último ser con honor de ese plano sacrificó sus últimos instantes de gloria para darme la posibilidad de liberarme en un futuro. Me enorgullezco de tener aún los datos de su brazo en mi estómago, y ser parte de su espada.

Años pasaron, y el nuevo mundo al que había sido enviado en forma de una simple espada gigante fue cambiando lentamente. Lleno de seres carnosos y no formados por datos. Lo peor es que aquellos que parecían venerar a los míos como si fuéramos criaturas mitológicas, eran tan sumamente patéticos en sus dotes mágicas que nunca supieron reconocer mi encierro, aunque al menos eran guerreros dignos, hasta que esa cruz les corrompiera, claro… Que símbolo arcano más odioso y cobarde ¿¡Quien venera a la figura de un hombre que murió y fue humillado sin luchar!? ¡Es insultante!.

El caso es que finalmente uno de esos seres carnosos logró sentirme, una hembra de rasgos faciales que nunca había visto. Me llamó demonio, pero a diferencia de los carnosos de la curz eso no era algo malo para ella. Me veneró como a un ser desconocido y convirtió todo lo que me rodeaba en un templo dedicado a custodiar mi recipiente hasta que un ser “Digno” fuera capaz de romper el sello… Algo difícil, pues tendría que compartir la sangre de aquellos que en antaño me veneraban, la de aquellas que pueden percibir mi alma y un alma de digno guerrero. La mujer terminó abandonando este plano por los años, su hija la sustituyó, y tras ello la hija de su hija… Pero al menos era apaciguador hablar con ellas, sobretodo tras destrozar otro nuevo cuerpo que intentaba liberarme de mi cautiverio fallidamente. La esperanza llegó cuando dos hermanas nacidas bajo la misma noche se convirtieron en mis guardianas, abandonando una de ellas el templo para buscar convertirse en la madre de un Digno guerrero… Tengo entendido que murió, y que su hijo fue adoptado por una mujer distinta, perteneciente a la peor escoria de su país… ¿Sabrá ese cachorro que su mundo no es lo que el cree?

Mi alma se está consumiendo, mis poderes desaparecen, creo que si ahora mismo saliera al mundo de nuevo no sería capaz de enfrentar ni a uno de los hijos de Odín. Y entonces ella, mi última guardiana, me dice eso… Me dice que han encontrado al cachorro de su hermana y que además, parece que la mitad de su sangre pertenece a aquellos guerreros que antaño me veneraban como aquel que devoraría el mundo, y que el cachorro en concreto ha crecido entre honorables batallas, mordiendo la mano de sus captores pese a los fallidos intentos de ser domesticado. Si, podría funcionar… quizás en su interior pueda recuperar mis poderes lentamente ¡Y luego lo mataré! O tal vez… ¿Qué son años humanos para un ser inmortal como yo? En parte se lo debo a estas mujeres, y podría divertirme observando desde su interior, hasta que muera por causas naturales o en un justo combate ¿Quizás yo también muera? ¡Sería perfecto! Pero, en ningún caso me comportaré como un perro, eso tengo que dejarlo claro.

El ritual ha sido completado, he de reconocer que no me ha sido difícil sincronizarme con su alma, muy distinto al resto de cuerpos que estallaron nada mas intentarlo. Me recuerda demasiado a la del guerrero que antaño sacrificó su brazo y más tarde su honor en pos de defender el mío. Además el brazo de este también es bueno, y lo primero que ha hecho al obtener mi poder no ha sido correr a usarlo como un cachorro con colmillos nuevos, se ha sentado y ha pasado un mes dialogando conmigo, absorbiendo mis historias y conocimientos con serenidad, mostrando respeto ante lo que fui y que gracias a el he recordado que sigo siendo… Si… No lo diré en alto, pero me alegro de formar un nuevo ser con él, parece que por fin podré volver al lugar que pertenezco, el sangriento campo de batalla, además, me ha prometido que cuando use mi forma primigenia seré yo quien tenga el control del cuerpo, así que no podría ser más perfecto, volveré a alimentarme, mientras él tenga el control descansaré y aumentaré mi poder hasta tener el suficiente como para reclamar explicaciones a Igdrasill por aquello que hizo… ¿¡Qué más da que sea un Dios!? En mis creencias, que este joven cachorro comparte conmigo… Cuando un Dios no es digno, hay que matarlo. Así que espero por su bien que tenga buenas razones, o que no se le haya olvidado como combatir subido en su trono… A diferencia de sus nuevos vástagos, no necesito evolucionar para ser poderoso, le demostraré que estaba equivocado, no, los dos se lo demostraremos.

Historia Mækirmon:
Aún puedo recordar los viejos tiempos como si hubieran pasado tan solo hace una simple década. Cuando todo era más sencillo, más primitivo… Yo era el Rey de los míos, su máximo soberano. Solo tenía que aullar al cielo y me seguían hasta el infierno para librar mi siguiente batalla, aunque fueran malheridos o murieran, por que como ya he dicho todo era mucho más sencillo, devorar o ser devorado, consumir a otros aumentando tu poder con sus datos recorriéndote por dentro, y descansar a la espera de otro combate, a la espera de la que sería esa batalla final en la que sucumbirías ante un enemigo más poderoso que tú para pasar a formar parte de sus datos y continuar la batalla en su interior, eternamente, un ciclo infinito… ¿¡Qué hice para merecerme el no morir en combate!? Nunca perdonaré a esas sucias bestias sin honor…

Algunos de mis más firmes enemigos me citaron en tregua para un dialogo, una festividad… Si hay dos cosas que respetábamos antaño eran la guerra y la palabra de un guerrero cuando te ofrecía su techo, pues romperla era un deshonor que implicaba la muerte. Al llegar todo estaba en perfectas condiciones, hablamos, comimos, bebimos y reímos recordando a aquellos de nuestros amigos más cercanos que habían logrado morir en digno combate, y entonces llegó el tiempo de los juegos; Danza de escudos, la carrera de los intrépidos… Y el encadenamiento, el juego en el que era completamente imbatible. Uno a uno nos fuimos atando con distintos materiales, rompimos las cuerdas, rompimos los metales blandos, algunos no pudieron romper los metales duros, y al final solo quedé yo… Y ese maldito cordel.

Se suponía que sería una mera ceremonia, la rotura del ultimo material para el único que quedaba, pero por supuesto algo me olía a encerrona, así que hice lo que cualquiera haría para comprobar que no estaban faltando a su honor, ellos me atarían, pero a cambio uno debería estar entre mis mandíbulas hasta que me liberara. Ninguno parecía querer aceptar, eso no hizo más que reforzar mis dudas ¿Por qué retroceder ante una mera ceremonia? Pero entonces el avanzó, el mejor guerrero de todos los presentes a parte de mi, y sin dudarlo un instante, colocó su mejor brazo entre mis dientes. Sin dudar de su honor, acepté el último juego... Y perdí.

Traté de revolverme, de agitarme, pero no había manera de romper ese cordel ¡Magia! ¡Esos bastardos me habían atado con magia! Todos ellos reían viendo como había caído en la trampa, como su rival mas peligroso ya no podría enfrentarles… Todos menos el guerrero que aún tenía su brazo en el interior de mi boca abierta. Al final, tras comprender que no podría escapar, le miré con cólera, y el sencillamente asintió antes de cerrar los ojos… Y así el único ser que aún mantenía algo de su honor perdió el brazo de un solo bocado.

Tras ello todo es borroso, demasiado tiempo atado hace que uno pierda el sentido del tiempo. Solo logro recordar que tiempo después aquel guerrero volvió, herido y moribundo extrajo su espada e intentó cortar el cordel, supongo que para limpiar su honor. Por supuesto este no cedió… Así que en su lugar clavó la espada en el suelo y sacrificando sus últimas energías hizo algo que en aquel momento no entendí, arrancando mi alma del cautiverio al que la oprimía mi carno y sellándola en su espada con ayuda de la magia que ya rodeaba mi cuerpo, para luego mandar el arma a través de las dimensiones… Ahí lo vi, la razón por la que estaba herido. Nuestro Dios Igdrasill había enloquecido y comenzado un exterminio de todos los nuestros “Para hacernos evolucionar” según creí entender antes de desaparecer de ese plano, literalmente. Sabiendo que en mi condición no podría dar combate digno a Dios y morir como un guerrero, el último ser con honor de ese plano sacrificó sus últimos instantes de gloria para darme la posibilidad de liberarme en un futuro. Me enorgullezco de tener aún los datos de su brazo en mi estómago, y ser parte de su espada.

Años pasaron, y el nuevo mundo al que había sido enviado en forma de una simple espada gigante fue cambiando lentamente. Lleno de seres carnosos y no formados por datos. Lo peor es que aquellos que parecían venerar a los míos como si fuéramos criaturas mitológicas, eran tan sumamente patéticos en sus dotes mágicas que nunca supieron reconocer mi encierro, aunque al menos eran guerreros dignos, hasta que esa cruz les corrompiera, claro… Que símbolo arcano más odioso y cobarde ¿¡Quien venera a la figura de un hombre que murió y fue humillado sin luchar!? ¡Es insultante!.

El caso es que finalmente uno de esos seres carnosos logró sentirme, una hembra de rasgos faciales que nunca había visto. Me llamó demonio, pero a diferencia de los carnosos de la curz eso no era algo malo para ella. Me veneró como a un ser desconocido y convirtió todo lo que me rodeaba en un templo dedicado a custodiar mi recipiente hasta que un ser “Digno” fuera capaz de romper el sello… Algo difícil, pues tendría que compartir la sangre de aquellos que en antaño me veneraban, la de aquellas que pueden percibir mi alma y un alma de digno guerrero. La mujer terminó abandonando este plano por los años, su hija la sustituyó, y tras ello la hija de su hija… Pero al menos era apaciguador hablar con ellas, sobretodo tras destrozar otro nuevo cuerpo que intentaba liberarme de mi cautiverio fallidamente. La esperanza llegó cuando dos hermanas nacidas bajo la misma noche se convirtieron en mis guardianas, abandonando una de ellas el templo para buscar convertirse en la madre de un Digno guerrero… Tengo entendido que murió, y que su hijo fue adoptado por una mujer distinta, perteneciente a la peor escoria de su país… ¿Sabrá ese cachorro que su mundo no es lo que el cree?

Mi alma se está consumiendo, mis poderes desaparecen, creo que si ahora mismo saliera al mundo de nuevo no sería capaz de enfrentar ni a uno de los hijos de Odín. Y entonces ella, mi última guardiana, me dice eso… Me dice que han encontrado al cachorro de su hermana y que además, parece que la mitad de su sangre pertenece a aquellos guerreros que antaño me veneraban como aquel que devoraría el mundo, y que el cachorro en concreto ha crecido entre honorables batallas, mordiendo la mano de sus captores pese a los fallidos intentos de ser domesticado. Si, podría funcionar… quizás en su interior pueda recuperar mis poderes lentamente ¡Y luego lo mataré! O tal vez… ¿Qué son años humanos para un ser inmortal como yo? En parte se lo debo a estas mujeres, y podría divertirme observando desde su interior, hasta que muera por causas naturales o en un justo combate ¿Quizás yo también muera? ¡Sería perfecto! Pero, en ningún caso me comportaré como un perro, eso tengo que dejarlo claro.

El ritual ha sido completado, he de reconocer que no me ha sido difícil sincronizarme con su alma, muy distinto al resto de cuerpos que estallaron nada mas intentarlo. Me recuerda demasiado a la del guerrero que antaño sacrificó su brazo y más tarde su honor en pos de defender el mío. Además el brazo de este también es bueno, y lo primero que ha hecho al obtener mi poder no ha sido correr a usarlo como un cachorro con colmillos nuevos, se ha sentado y ha pasado un mes dialogando conmigo, absorbiendo mis historias y conocimientos con serenidad, mostrando respeto ante lo que fui y que gracias a el he recordado que sigo siendo… Si… No lo diré en alto, pero me alegro de formar un nuevo ser con él, parece que por fin podré volver al lugar que pertenezco, el sangriento campo de batalla, además, me ha prometido que cuando use mi forma primigenia seré yo quien tenga el control del cuerpo, así que no podría ser más perfecto, volveré a alimentarme, mientras él tenga el control descansaré y aumentaré mi poder hasta tener el suficiente como para reclamar explicaciones a Igdrasill por aquello que hizo… ¿¡Qué más da que sea un Dios!? En mis creencias, que este joven cachorro comparte conmigo… Cuando un Dios no es digno, hay que matarlo. Así que espero por su bien que tenga buenas razones, o que no se le haya olvidado como combatir subido en su trono… A diferencia de sus nuevos vástagos, no necesito evolucionar para ser poderoso, le demostraré que estaba equivocado, no, los dos se lo demostraremos.


Nombre del Anime/Manga/ del que viene:  Inuyasha

Nombre original:  Sesshomaru


Cuando el ultimo pilar caiga el futuro del mundo se revelara - Alma
avatar
Normal Tamer
Ver perfil de usuario
Edad PJ :
¿?

Digienergia :
15

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :

Volver arriba Ir abajo

Re: Sigurd (Siegfried) Fenris

Mensaje por Cernnunos el Mar Jul 14, 2015 9:45 pm

Ficha de personaje aceptada, igualmente queda abierta a la espera de que coloques las evoluciones como mencionaste.

Recuerda pasar por el registro de avatar Smile



Cernnunos
Kotemon
Ficha de Cernnunos:
 http://mundodigimonrol.foroes.org/t6258-ficha-cernnunos-atlas


avatar
Mod
Ver perfil de usuario
Bronze Tamer


Edad PJ :
25

Edad User :
24

Digienergia :
197

Programas Terminal de Batalla :
  • Funciones Básicas
  • Almacenamiento

Objetos/Armas :

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.